viernes, 15 de agosto de 2014

La bicicleta que movió a todo un pueblo

Sucedió hace un par de semanas.

Las gordas y perezosas nubes blancas surcaban el cielo matinal de San Antonino Castillo Velasco cuando Lulú ingresó al inmueble de Radio Calenda, ubicado en la calle Cuauhtémoc, como lo hace de lunes a viernes puntualmente a las nueve de la mañana, para conducir su programa radiofónico.

Radio Calenda, que es la radio decana del distrito de Ocotlán, Oaxaca, no sólo abre sus puertas a todas las opiniones y corrientes ideológicas, sino que también, literalmente, mantiene siempre abiertas las puertas de entrada a sus instalaciones.

Por ese motivo, Lulú sólo tuvo que empujar la puerta para estacionar su bicicleta en el pequeño patio de la entrada y después de saludar al locutor saliente, se instaló cómodamente frente al micrófono. Puso su cortinilla de entrada, dio los buenos días, transmitió buena música, hizo algunos comentarios sobre algunos asuntos, seleccionó más música, recibió un par de llamadas, mandó saludos y después de otro par de melodías y comentarios se despidió de sus radioescuchas.

Saludó al locutor que seguía en la programación y salió de la cabina, pasó por la sala de visitas y se dirigió hacia el patio para tomar su bicicleta, pero ésta ya no estaba donde la había dejado. La buscó adentro y afuera y le preguntó al locutor, pero éste le contestó que no vio nada.

Después de unos momentos de incertidumbre, aceptó con tristeza y coraje, que alguien se había llevado su bicicleta, por lo que regresó a su casa a pie, compungida e imaginando las dificultades que enfrentaría en el corto plazo sin su medio de transporte.

El conductor en turno sólo hizo el comentario con su grave voz: “lamentamos el robo de la bicicleta de la compañera Lulú, que sucedió hoy hace un par de horas en las instalaciones de esta radiodifusora.”
Los locutores que llegaron durante el día, comentaron este suceso en sus respectivos programas, de modo que el robo de la bicicleta de Lulú, en las instalaciones de Radio Calenda se hizo noticia.

Tal vez por ese motivo, al día siguiente, cuando llegó Lulú con toda puntualidad para  conducir su programa, el teléfono de la radio empezó a sonar sin descanso:

Un señor de la tercera edad le dijo que como a la hora en que se perdió la bicicleta, él distinguió a una persona del sexo masculino, joven y en actitud sospechosa frente a Radio Calenda.

El entrenador de un gimnasio cercano, dice que a esa hora, él también vio al sospechoso y que parecía como de 25 años, delgado y chaparro, como de un metro y cincuenta y cinco centímetros de estatura.

Un sastre que iba pasando por allí dice que vio a esa hora al hombre sospechoso, que era joven, delgado, chaparro y vestía pantalón de mezclilla y camiseta de color azul.

Para ese momento Radio Calenda ya era escuchada por toda la población.

El hecho de que en una casa le suban el volumen a su radio y no se trate de música, sino de diálogos, significa que algo importante está sucediendo, y de esta manera, se prendieron rápidamente todas las radios en San Antonino y aumentaron las llamadas a la cabina de Radio Calenda.

Una señora llamó asegurando que ella se dirigía al mercado a esa hora, cuando vio por ese lugar al hombre joven, delgado, chaparro, vestido con pantalón de mezclilla, camiseta de color azul y que era muy moreno.

Un joven repartidor de tortillas también llamó a la cabina de Radio Calenda para señalar que el hombre joven, moreno, delgado, chaparro, vestido de mezclilla y camiseta azul, llevaba lentes deportivos de color oscuro.

Una señorita que atiende la estética que está cerca del lugar, llamó para decir que ella también vio al hombre joven, moreno, delgado, chaparro, de mezclilla y camiseta azul y que además de lentes llevaba una gorra oscura en la cabeza.

El conductor de un mototaxi llamó para informar que más o menos a esa hora, un hombre joven, moreno, delgado, chaparro, de camisa azul, de lentes y gorra oscuros  salió de la calle Cuauhtémoc  conduciendo alocadamente una bicicleta, que tuvo que esquivar con su mototaxi para no chocar contra él.

Muchas llamadas se hicieron a Radio Calenda para ratificar la información sobre el sospechoso que había sido ubicado por los vecinos, pero las más importantes fueron las que señalaron que esa persona que se había robado la bicicleta, renta una habitación en una céntrica calle de la población, donde luego se hospedan trabajadores del campo que viene de otros municipios.

Se recibieron otras llamadas en las que se aportó el “alias” del presunto delincuente y  también se dio a conocer que aquel sujeto era alcohólico y además drogadicto.

Las llamadas telefónicas y mensajes vía celular venían de todos los puntos del municipio, como de localidades cercanas.

La mayoría de los mensajes eran de franca solidaridad y apoyo hacia Lulú.

Lulú, por su parte, agradeció a los radioescuchas con un nudo en la garganta, pues ante esta desgracia se había percatado de la dimensión de su auditorio.

Ella dijo que la pérdida de esa bicicleta, con la que llevaba doce años, le dolía mucho porque era como perder a un amigo o una mascota, y que también perdió la inversión que le había hecho al renovarle los frenos, las llantas, tenía los rines cromados y un asiento más cómodo, por lo que deseó que el ladrón valorara el objeto que se había robado.

Otras llamadas de pueblos vecinos, le dijeron que probablemente su bicicleta fue llevada a determinada casa de empeño y que la sacarían a la venta en otra sucursal, porque así le hacen con las cosas que parecen robadas.

Lulú no presentó su denuncia ante las instancias correspondientes porque le dijeron que tenía que presentar la factura original de la bicicleta, así como las facturas originales de todos los gastos que dice que le invirtió, además de que tenía que llevar a todos los testigos que ubicaron al probable responsable. 

En que en caso de que cumpliera con estos requisitos, además de volver otro día para sacarle seis juegos de fotocopias a la denuncia, tenía que regresar con sus testigos para ratificar la denuncia y que una vez que se le diera curso, tendría que otorgar dinero a los agentes para la gasolina y de paso para su “refresco” porque ese tipo de investigaciones parecen fáciles, pero resultan muy complejas,  ya que si no encontraban al sospechoso en su domicilio, tendrían que montar un operativo que podría durar varios días, con sus respectivos gastos.

Evidentemente Lulú se desistió de denunciar, pero tampoco la presentó ante la autoridad local, porque algunas llamadas la desanimaron, afirmando que cuando un delincuente cae en manos de los encargados de la justicia municipal, supuestamente lo dejan escapar a cambio de una propina.

Lulú se resignó: perdió su medio de transporte, pero ganó el aprecio y la solidaridad de una población que le respondió y se movilizó totalmente por causa de una bicicleta. 

viernes, 8 de agosto de 2014

Más sobre la casa del tepache

Agradezco a las personas mayores que me han brindado mayor información sobre la colaboración anterior.













Me explico:

Ese lugar era conocido como La Casa de Adobe.

En su interior había dos enormes hileras conformadas por tablones sostenidos por tabiques de adobe, en el que se sentaban los señores a platicar.

Las mujeres y los niños sólo podían ingresar para comprar el tepache.

El tepache era almacenado en enormes ollas de barro, protegidas por hierbas y con canastos de carrizo. Se tapaban con lienzos blancos.

El tepache era servido en jícaras vegetales y se vendía en jarros de barro seco, muy seco, porque si estaban húmedos, se agriaba el tepache.

Para las mayordomías y festividades locales se acostumbraba a llevar tepache en cántaros de barro negro.

Había un preparado, que era la especialidad de la casa, al que se acompañaba con cebolla y chile de árbol picados y todavía se le agregaba sal de chile.

El lugar era atendido por el señor José y su esposa y cerraron por el año 1960 más o menos, porque ya estaban avanzados de edad y ellos mismos preparaban y expendían esa espirituosa bebida, que hizo las delicias de varias generaciones.

Por cierto, la foto muestra la puerta original, por lo que debe tener más de cien años.

Salud!!!

miércoles, 6 de agosto de 2014

La casa del tepache














En la cuarta calle de Morelos, cerca del centro de San Antonino Castillo Velasco, se ubica lo que en su momento fue conocida como “la casa del tepache”.

Una placa de adobe grabada arriba de su entrada principal dice “Recuerdo del 20 de agosto de 1900.”, fecha en que probablemente se edificó su fachada actual y que hoy en día se encuentra prácticamente en ruinas y de manera visible, abandonada.

Peor castigo no pudo tener ese espacio de libertinaje en el que se hizo honores al vicio a través del tepache, la bebida espirituosa que se deriva del fermentado de la piña.

Como dicen las personas mayores, era el lugar privilegiado de crápulas, borrachos y licenciosos donde se planearon maliciosamente raptos, embarazos no deseados, rupturas de hijos contra padres y donde el germen de la violencia dormitaba a los matreros desobedientes o generaba el indulto de los espadachines perdonavidas con sus desgastados machetes.

En sus aposentos, sin embargo, convivían señoritas entradas en años que optaban por una sana convivencia en un ambiente de hedor alcohólico y donde las familias más decentes adquirían su dotación de tepache a través de las criadas, simulando un jarro de atole, para no evidenciar a los patrones.

Asimismo, de esa fuente se surtían alegremente los convidados a las fiestas y mayordomías, que llegaban a estas reuniones sociales y religiosas con sus bien medidos barriles---los más pudientes---, o sus pequeños recipientes, ---los más humildes---, en un antecedente que hoy en día ha desplazado el mezcal.

La casa del vicio tenía una norma no escrita: los zafarranchos atrás de la línea para que la autoridad municipal guardara la tolerancia debida al templo de la más popular de las bebidas de la época.

Muchas familias que pasaban frente a este antro se persignaban en señal de protección, pero todos sabían que íntimamente era una forma de agradecer al creador por tan sabrosa bebida y los blasfemos no dudaban en pensar que ni el Cristo pudiera convertir los barriles de agua en la calidad del tepache que ahí se manufacturaba.

Algunos recuerdan que desde lejanos pueblos venían a surtirse en este lugar del mejor tepache de la región y otros señalan que en pequeñas dosis, le era suministrado al cura para usarlo como vino de consagrar y que originaba los mejores sermones del culto.

 Y así como se le atribuía ser la causa de lágrimas por situaciones desgraciadas, también muchas decían que era la causa de lágrimas de felicidad.

Ahí llegaban parroquianos cargando sus penas, de una u otra causa, y las olvidaban el tiempo que duraba su embriaguez.

Cuartel general del escuadrón de la muerte, al final, como todo lo bueno---o todo lo malo, según corresponda--- llegó un día que tuvo que cerrar, dejando el recuerdo de una época que no se distingue mucho de la voluptuosa, disoluta y libertina modernidad.

jueves, 31 de julio de 2014

Exitosa octava de la Guelaguetza en San Antonino

Fue toda una fiesta.

Desde las 16 horas de este lunes 28 de julio y hasta ya pasada la medianoche se llevó a cabo la octava de la Guelaguetza en el Cerro de las Azucenas de San Antonino Castillo Velasco.

Ante más de cinco mil personas, aproximadamente, los diversos grupos fueron participando de manera continua, representando bailes de sus lugares de origen en un ambiente alegre y festivo.

De manera especial, se destacó en esta ocasión la participación de algunas delegaciones de estados del país que integran el Instituto de Investigación y Difusión de la Danza Mexicana, A.C., que realizó su reunión nacional en el marco de las festividades de la Guelaguetza, en San Antonino Castillo Velasco.

San Antonino Castillo Velasco, municipio indígena zapoteco de Valles Centrales, es la cuna del Jarabe del Valle, que integra diversos cantos rítmicos que están asociados al segundo día o día de fandango de las bodas que se celebran-hasta hoy en día- en esta comunidad y del que existen referencias documentadas, incluso desde 1912.

Esta comunidad se constituye así en un valuarte, que a través de la Guelaguetza, hace eco de su creatividad, reafirmándose como parte destacada de la cultura oaxaqueña.








Delegación de Santo Domingo Tehuantepec en el Cerro de las Azucenas de San Antonino Castillo Velasco.














La gente seguía llegando hasta la entrada la noche.








Derroche de energía, de talento y juventud.















Bellezas norteñas del Instituto de Investigación y Difusión de la Danza A.C., que engalanó esta edición de la Guelaguetza en San Antonino con la representación de diversos bailes de algunos estados del país.

martes, 22 de julio de 2014

Pervive la tradición















Foto: Las Chinas Oaxaqueñas en  el Cerro de las Azucenas de San Antonino Castillo Velasco.


La Guelaguetza en San Antonino Castillo Velasco es una gran tradición.

Con sus vivos colores, la alegría de la vida y el ímpetu de la juventud y la belleza de las integrantes de las delegaciones del estado, se llevó a cabo la representación de la Guelaguetza del primer lunes en el cerro de las Azucenas.


El próximo lunes 28 de julio, en el segundo lunes del cerro cuya Guelaguetza dará inicio a las cuatro de la tarde, la entrada es gratis y se instalará desde las 10 de la mañana una exposición y venta artesanal de la región y se podrá degustar de la gastronomía local.


En este bello marco, ese día se efectuará el encuentro nacional de maestros de danza.

La Guelaguetza es una muestra de la riqueza cultural y de la solidaridad y fraternidad de la gran familia oaxaqueña con el mundo.











Foto: La Delegación de Huautla de Jiménez con la alegría y el ímpetu de la raza oaxaqueña.

lunes, 14 de julio de 2014

Origen del Jarabe del Valle

Los hermanos Mateo y Delfino López Godínez (q.e.p.d.), además de ser grandes representantes de la artesanía de la Flor Inmortal, fueron discípulos y músicos de Don Laureano Jiménez, el más antiguo compilador del Jarabe del Valle que se conoce hasta esta fecha.

Ellos, que eran grandes conocedores de la cultura y la historia de San Antonino, redactaron una breve historia del Jarabe del Valle, que proporcionaban generosamente a las personas que los consultaban sobre diversos tópicos locales.

Como se desprende del texto, el Jarabe del Valle incorpora usos y costumbres de San Antonino Castillo Velasco que, están vigentes, por ejemplo en la costumbre del matrimonio.

Esta es la historia que relatan los famosos músicos y artesanos:

“Don Laureano Jiménez fue originario y vecino de la población de San Antonino Castillo Velasco. Fue pintor, firlarmónico, director y fundador de una orquesta de 35 músicos, que se inauguró el 15 de septiembre de 1910, y que se llamó Orquesta “Independencia”.

“Ese mismo día se estrenó el Jarabe del Valle, al que se dio este nombre porque San Antonino se encuentra situado en los Valles Centrales de Oaxaca.

“El Jarabe se compone de los siguientes sones:
1. Jarabe del Valle
2. El Palomo
3. Pasen a Tomar Atole
4. El Guajolote
5. El Loro

1. El Jarabe del Valle.- Se baila en los fandangos y mayordomías, despertando el ánimo y la alegría de los invitados y su ritmo es muy alegre, se toca en las principales fiestas de la población.
 
2. El Palomo.- Lo bailan los novios el domingo de fandango, a la hora de la comida en la que, la pareja, come de “palomita” o de “pichón”. Los padrinos de velación preparan los taquitos y del mismo taco comen los novios, demostrándose así el cariño y el amor eterno.
 
3. Pasen a Tomar Atole.- Se baila el lunes de fandango. Se le dio este nombre porque a la hora que llegan los padrinos, suegros e invitados del novio, todos, bailando, reciben el atole de leche que preparó la novia desde las tres de la madrugada, demostrando así la calidad de su trabajo y que es mujer trabajadora.
 
4. El Guajolote.- Se llama “El Guajolote”, porque el día sábado de fandango, de madrugada, los padres y familiares del novio, llevan los guajolotes a la casa de la novia; se arreglan dentro de un canasto grande con sus ingredientes. En el interior de cada uno, la guajolota se adorna con flores y se le ponen sus aretes y además llevan el oloroso poleo y leña para cocinar el tradicional mole de guajolote.
 
5. El Loro.- Se le dio este nombre porque al terminar la fiesta de fandango, o de la mayordomías, los invitados se encuentran disfrutando la fiesta, alegres y compartiendo el sabroso mezcalito, simulando entre todos una plática de loros.”

Enrique Jaime Sánchez Alonso, que es un reconocido Chogol de San Antonino Castillo Velasco(“Chogol” se le designa al conductor o maestro de ceremonias en mayordomías y matrimonios) asegura que, según la costumbre, cuando se toca el Jarabe del Valle se levantan los asistentes a un fandango, boda o mayordomía, formando dos filas, una de hombres y otra de mujeres, para bailar y se les reparte el poleo, que invade con su suave y fino aroma la casa del novio o del mayordomo.

El poleo es cortado en el cerro por familiares y amigos del novio a quienes se les llama “viguches”, que en zapoteco significa “hombre fuerte”, y que son los repartidores designados por los caseros, para que, junto con el poleo, entreguen un cigarro y un mezcalito, como muestra de hospitalidad y bienvenida a los asistentes.

Desde tiempos antiguos, las mayordomías eran encabezadas por dos músicos que anunciaban la fiesta con el tambor y la chirimía, costumbre que también se conserva en nuestros días.

Asimismo, señala que, de acuerdo con la información local, la primera vez que se le puso coreografía al Jarabe del Valle fue en el año de 1912, y que se estrenó un 24 de diciembre, en el día de Noche Buena. Los niños que representaron a los pastorcitos en esta navidad fueron dirigidos por el señor Antonino Martínez Raymundo, un Chogol antigüo y experto, que fue quien adaptó los pasos a cada son del Jarabe del Valle, ya que desde que se había dado a conocer el Jarabe del Valle nadie lo bailaba al ritmo de la música.

La representación de los pastorcitos de la Noche Buena, es toda una tradición en la comunidad de San Antonino Castillo Velasco y en el marco de esta celebración, fue que afortunadamente, se le dio la coreografía al Jarabe del Valle.

Al referir también la historia del Jarabe del Valle en la Guelaguetza, existe el testimonio, de primera mano del señor Alfonso M. Santiago Aguilar(q.e.p.d.), quien se caracterizó por acopiar material fotográfico y documentar la historia y la cultura de San Antonino Castillo Velasco y que participó en las primeras delegaciones oficiales del Jarabe del Valle en el cerro del Fortín en la Ciudad de Oaxaca.

En un breve escrito que denomina “Semblanza del Jarabe del Valle: un homenaje al pueblo de San Antonino Castillo Velasco, Jardín del Valle Oaxaqueño”, menciona cómo se inició la participación oficial de San Antonino en la Guelaguetza:

“Fue en el mes de julio de 1956, ya organizada la delegación de esta H. Villa de San Antonino Castillo Velasco, nos presentamos en el Cerro del Fortín para presentar nuestra Guelaguetza, para lo cual teníamos que bailar los acordes de la banda del estado, por disposiciones del gobierno, que en aquel entonces, no había Secretaría de Turismo, ni esas cosas; simplemente éramos invitados del Gobernador, y habiendo tocado nuestro turno, nos llevamos la desagradable sorpresa de que la banda empezó a tocar sones desconocidos para nosotros y no pudimos bailar de acuerdo a nuestros ensayos y a los sones de nuestro Jarabe.

“Terminada nuestra actuación, que fueron puros brincos, me dirigí al Director de la banda, que lo era el maestro Don Diego Innes y le hice saber nuestro desconcierto tocante a los sones por el cual no pudimos bailar como eran nuestros ensayos, y él me respondió: “Lo noté”, pero que no tuviéramos cuidado y prometió venir al día siguiente y que estuviera pendiente el solista del clarinete, cita que se efectuó en la casa de la señora Matilde Aguilar Alonso, domicilio que se encuentra ubicado en la esquina que forman las calles de Porfirio Díaz y Avenida Castillo Velasco, en San Antonino.

“De esta manera y a los acordes del clarinete del señor Porfirio Aguilar Rey, se documentó el ‘Jarabe del Valle’ de manos del subdirector de la banda del Estado, maestro Moisés Baltasar Velasco. Posteriormente, el maestro Diego Innes llevó a la banda de música a la compañía grabadora “Peerles”, con la partitura del recién descubierto “Jarabe del Valle”, para su grabación en los acetatos, los cuales salieron a la luz pública, generalizándose de esta manera nuestro hermoso y querido jarabe.

“Destacan en cada parte del jarabe, o sea en los sones, el nombre de cada uno de los animalillos muy populares de esta región, entre ellos ‘El Guajolote’, ‘El Torito’, ‘El Burro’, ‘El Palomo’ y ‘El Loro’.”

Actualmente el Jarabe del Valle, de profundas raíces indígenas, representa a los Valles Centrales en las fiestas de la Guelaguetza, e incluso, las “Chinas Oaxaqueñas”, comunidades mestizas que trasladaron tardíamente la tradición de las “Chinas Poblanas” en la representación de la Ciudad de Oaxaca en la Guelaguetza, adoptaron el Jarabe del Valle como su música representativa.

El Jarabe del Valle se popularizó y se toca en festividades y mayordomías de muchos pueblos zapotecos de Valles Centrales.

jueves, 10 de julio de 2014

Más sobre tesoros

El mito de los tesoros enterrados no es nuevo.

Incluso hay noticias recientes de fabulosos descubrimientos, tanto en San Antonino Castillo Velasco, como en la cabecera distrital de Ocotlán de Morelos y en otros municipios del valle de Ocotlán.

Existe una larga tradición de buscadores de tesoros, en general, en el Estado de Oaxaca.

En Villa Alta por ejemplo, derrumbaron un muro y parece que le dieron a la piñata porque salieron disparas las monedas de oro contenidas en una enorme vasija de barro.

La ciudad de Oaxaca de Juárez, también está llena de mitos sobre tesoros escondidos y se cuentan fabulosas historias de personas que han encontrado miles de monedas de oro.

Al menos en San Antonino, varias casas son ubicadas como posibles espacios de tesoros enterrados y varias personas han realizado búsquedas con aparatos.

En algunos casos se han encontrado tesoros pequeños y en otros, abundantes monedas de escaso valor.

Por lo general, cuando alguien encuentra un buen tesoro, lo mantienen con absoluta discresión.

El mito está vigente.

lunes, 30 de junio de 2014

El mito de los tesoros enterrados

La gente ubica unos cuántos lugares.

Se supone que en esos lugares existen tesoros escondidos, pero en mis pláticas con algunos viejos de la comunidad, algunos ya fallecidos, me han contado historias maravillosas sobre tesoros que permanecen ocultos y que casi nadie sabe sobre su existencia.

El origen de estos tesoros se remonta a épocas antiguas, cuando se manejaban monedas de oro y plata.

Antiguamente, la gente acostumbraba a enterrar el dinero que acumulaba en ollas de barro o pequeños costales de cuero.

En algunos casos se cuenta que el dueño del dinero negociaba con un mozo o se ponían de acuerdo con algún familiar, para que hiciera una excavación en algún lugar de la casa o del campo, y dentro metían el dinero; una vez que el dinero estaba a buen resguardo, el mozo o el familiar era asesinado y su cuerpo se echaba sobre la vasija para que su alma protegiera el dinero.

Acompañaban esta práctica de algunos rituales mágicos para asegurarse de la efectiva protección del tesoro.


Con el paso del tiempo se han venido descubriendo algunos tesoros.

Pero también se cuentan historias terribles de personas a las que ha alcanzado alguna maldición por atreverse a desenterrar algún tesoro.


Existe una fórmula para poder extraer un tesoro sin que le pase nada a uno, pero cuando me la dijeron prometí no divulgarla.

Lástima.


lunes, 23 de junio de 2014

El mezcalito de San Antonino

Para todo mal, un mezcal, y para todo bien, también.

En San Antonino se maquila un mezcal singular: cuando el fruto del árbol es pequeño, se le introduce en una botella de cristal, que se cuelga de la rama donde está el fruto, de modo que el fruto va creciendo en el interior de la botella y cuando ya está maduro, se le baja del árbol con todo y envase y después de un proceso de lavado y secado se le añeja con mezcal, obteniéndose de esta manera una singular variedad de mezcal de sabores.

Se trata del mezcal artesanal que sólo pudo ser producto de la combinación del auténtico mezcal matateco y el ingenio de la gente de San Antonino y que se puede conseguir sobre la calle de Albino Zertuche, en esta población.

Beba con moderación, para disfrutar la sensación.




lunes, 16 de junio de 2014

El misterio develado del arreglo floral

No fue difícil.

Haciendo un par de consultas se pudo identificar que el misterioso arreglo floral que aparece algunos años a los pies del laurel de la India que está sembrado al costado derecho del templo católico de San Antonino Castillo Velasco tiene una razón de ser.

Todo inició la mañana del 15 de junio de 1953, cuando llegaron al templo de San Antonino unas tres personas pertenecientes a la Acción Católica de la Virgen de Guadalupe, de  la Ciudad de Oaxaca, y traían dos pequeños arbolitos para ser donados a la comunidad católica de San Antonino como una muestra de hermandad.

Casualmente, esa mañana no se encontraban más que dos jóvenes topiles campaneros, Luis Sánchez (†) y Ponciano García Santiago, que recibieron dichos árboles y los sembraron de inmediato.

Los dos árboles fueron cuidados y les daban mantenimiento a lo largo de los años, ya no como una obligación de usos y costumbres, sino como un acto de responsabilidad para mantener vivo ese símbolo de hermandad.

Al paso del tiempo, uno de esos árboles se derrumbó en una tormenta que azotó a la comunidad, mientras que el otro, que el que se yergue con una enorme copa al costado derecho de la fachada principal del templo de San Antonino, por donde estás las escaleras para subir al campanario, se mantiene vivo y cada 15 de junio cumple años.

De los dos topiles campaneros de esa época, sólo sobrevive Ponciano, que en sus mejores momentos se destacó como un gran floricultor y ahora, a sus 83 años deja un arreglo floral a los pies de ese hermoso árbol, que cumplió ayer 61 años y que vigoroso muestra apenas los inicios de una floreciente juventud.

miércoles, 4 de junio de 2014

Ecos de la fiesta patronal

 
 



















Las lecciones de la iglesia.


Sin duda, el hecho de fomentar la participación ciudadana de la feligresía católica para celebrar al Patrono de la población San Antonino, ante la ausencia de un mayordomo, dejó lecciones que vale la pena destacar:



1. Se abrió la participación ciudadana de la comunidad católica, sin distinciones, ya que las invitaciones fueron abiertas y la sociedad organizada como las familias en lo particular, accedieron a venerar un día al Patrono, en el marco de su festejo.


 

 2. Se fomentó la integración vecinal de los católicos, porque al estar el Patrono un día en algún sector del municipio---se divide comúnmente la comunidad en cuatro secciones o sectores---, favoreció que participaran la mayoría de los vecinos, fortaleciendo los sanos sentimientos de vecindad, solidaridad y apoyo.

 

3. Se disminuyeron costos por la celebración, toda vez que una sola familia no tuvo que hacerse responsable por los gastos que supone realizar la mayordomía. Los ciudadanos se cooperaron y con pequeñas aportaciones lograron sostener la festividad.














4. Se ratificó la gran capacidad de organización que caracteriza a la comunidad, ya que con entusiasmo y alegría cumplieron puntualmente con el programa, fortaleciendo la identidad local y demostrando la fe hacia un Santo que ha bendecido generosamente a este pueblo de San Antonino Castillo Velasco.


Felicidades al sacerdote Elpidio de la cuasiparroquia de San Antonino Obispo por su visión y compromiso con la fe.

lunes, 2 de junio de 2014

El misterio de los arreglos florales bajo el árbol

Sucede por estos días.

Inexplicablemente cada año, aparece un arreglo floral debajo de un árbol que se ubica a unos metros de la entrada principal del templo católico de San Antonino.

Es un misterio.

Algunas veces el sacerdote ha solicitado que se quite de ahí ese arreglo floral y que se lleve al altar, ya que probablemente alguien de manera distraída lo había olvidado. Pero al año siguiente aparecía el arreglo floral en la misma fecha.

El sacristán dice que cada año por estos días aparece en diversos momentos del día, sin que se logre identificar qué o por qué motivo alguien o algunos van a depositar un arreglo floral nuevo precisamente debajo de ese árbol que se encuentra cerca de la iglesia, según él, no tiene conocimiento de que ahí, junto al árbol, haya fallecido alguna persona o se haya aparecido alguna imagen religiosa.

Hasta donde se sabe el arreglo floral es común y fresco, no es basura ni sintético. Son flores de verdad y se corresponden con el tipo de flores que se cultivan en la comunidad. Tampoco nadie las pone ahí para venderlas, ni existe alguna señal de que se pueda tratar de un envío discreto para alguna dama, ya que pasado el tiempo---si no se toca el arreglo floral---ahí permanece hasta que se marchita.

Vamos a ver la manera de develar este misterio.









jueves, 29 de mayo de 2014

Arte en la vía pública

Con gran éxito inauguró el maestro Valencia su mural "Así es mi tierra", en la esquina de las calles de Castillo Velasco y de Porfirio Díaz.

Acá una foto proporcionada por el propio pintor junto a su obra.

Enhorabuena por estas expresiones que contribuyen a la divulgación artística y el afianzamiento de la identidad local a través del arte.





lunes, 26 de mayo de 2014

A la búsqueda de Aureliano Mateo

Pocos lo saben.

En San Antonino Castillo Velasco nació el periodista Aureliano Mateo que llegó a ser Presidente de una importante asociación de periodistas del país y hace muchos años lo asesinaron.

Eso es todo lo que se ha podido conseguir, gracias al recuerdo de su coterráneo Chano Largo.


¿Quién fue Aureliano Mateo?
¿De qué asociación fue presidente?
¿Por qué motivo lo asesinaron?

La fascinación por la de información de este paisano es como un juego de ajedrez contra la incertidumbre.

Si saben algo, compartan.

viernes, 2 de mayo de 2014

Novedoso festejo patronal por parte de la iglesia

Gran júbilo y participación colectiva.

Ante la ausencia de mayordomos que se ofrezcan para celebrar la fiesta patronal de San Antonino Obispo el 10 de mayo próximo---tremenda ironía porque otros santos tienen larga fila de espera para su festejo---, el padre Elpidio, encargado de la cuasiparroquia de San Antonino Obispo, tuvo la certeza de involucrar a la sociedad organizada para realizar los festejos del santo patrono.

Por este motivo, incentivó la participación sistemática de organizaciones de artesanos, mercaderes, floricultores, sitios de taxis y mototaxis y demás agrupaciones para que a partir del lunes 1 de mayo y hasta el 10 de mayo, participarán en la procesión y exhibición del santo patrono en el sitio de las agrupaciones correspondientes.

Evidentemente, el mismo padre Elpidio está dirigiendo estas celebraciones con el apoyo de las organizaciones religiosas como la Pastoral Juvenil, la Adoración Noctura, los Catequistas y demás agrupaciones de católicos de San Antonino Castillo Velasco.














El día de ayer correspondió su atención a las artesanas de los vestidos bordados, hoy, 2 de mayo, le correspondió a los vendedores del mercado de San Antonino--- aquí en la foto--- que levantaron un bonito nicho dentro del mercado, donde se mantendrá la exhibición del Santo hasta las 18:00 horas, para participar en la celebración litúrgica de las siete de la noche.

Dentro de los festejos de la iglesa católica para la fiesta patronal, cuyo programa para el 10 de mayo todavía se está trabajando y que daremos a conocer en este medio, se prevén diversas actividades como la venta de alimentos, por lo que si quiere festejar a mamá y de paso conocer de primera mano a San Antonino---Antonino es el diminutivo de Antonio, en lengua italiana---, y que además es un santo que se mantiene incorruptible en la Catedral de Florencia, Italia, dése una vueltecita por San Antonino Castillo Velasco este 10 de mayo.

lunes, 28 de abril de 2014

Inaugurarán mural en la vía pública

Será este 10 de mayo.

En punto de las 19:00 horas será inaugurado el mural "Así es mi tierra", del maestro Luis Valencia, pintado en la fachada de la casa ubicada entre las calles Castillo Velasco y Porfirio Díaz.

El acto tiene relevancia porque el arte sale de las galerías e inicia su divulgación permanente en la vía pública.

Durante todo el día, que coincide con el Día de las Madres y la fiesta patronal de San Antonino, se realizarán actividades culturales en el centro de la población, destacando una exposición de artistas en el Palacio Municipal y una exhibición de equinoterapia.

Aquí el programa completo:


HORA
ACTIVIDAD
08:00
Muestra gastronómica de derivados de maiz a cargo de alumnos de la escuela primaria ¨Héroes de Chapultepec¨ clave 20DPRO443E de San Antonino Castillo Velasco. Frente a la Casa de la Cultura.
11:00
Exhibición de Artes Marciales por alumnos del Gimnasio Del Valles de San Antonino. Explanada Municipal.

12:00

Participación del cantautor Miguel Angel Mendoza Masés. Explanada Municipal.

13:00

Participación del trovador Adán Lucas. Explanada Municipal.

14:00

Participación musical del As del Campo. Explanada Municipal.

15:00

Intervenciones musicales sorpresas. Explanada Municipal

16:00

Desfile de la Fundación de Equinoterapia, del crucero de San Antonino a la explanada municipal, con la participación de la Banda de Música Infantil de la Escuela ¨Esteban Vásquez¨de San Antonino.

Demostración de terapia rehabilitación a través de la equinoterapia para personas con alguna discapacidad. Explanada Municipal.

18:00

Intervención dancística a cargo de los niños del Jardín de Niños ¨Licenciado José María del Castillo Velasco¨.


19:00

Inauguración del Mural Así es mi tierra. Av. Castillo Velasco, esquina Porfirio Díaz.
 
19:30
 
Participación de la Rondalla del Colegio de Bachilleres Plantel 61 de San Antonino Castillo Velasco. Av. Castillo Velasco, esquina Porfirio Díaz.
20:00
Obra de Teatro ¨La Niña del Nopal Blanco¨ Leyenda Zapoteca de San Antonino. Hablada en zapoteco y traducida simultáneamente al español, a cargo de los alumnos del taller de teatro del COBAO San Antonino.
21:30
Grupo de Rock Revelación de San Bartolo Coyotepec.
Grupo de Rock X3 Otro Rollo de Ocotlán de Morelos.


lunes, 14 de abril de 2014

Precisión a la leyenda del Hombre-Pájaro

Se llamaba Jesús.

Como es usual en México, a las personas que se llaman Jesús les dicen "Chucho", por lo que éste señor lo llamaban Chucho.

Era un nagual oriundo de San Antonino y su virtud era convertirse en pájaro, por lo que le decían también "Chucho Pajarito".

Efectivamente, cuando se convertía en pájaro tenía la costumbre de robarse los billetes de las canastas que utilizan los comerciantes para guardar el dinero de su venta. Pero no era un ladrón malo, ya que los billetes que se robaba los iba a depositar a las personas muy pobres que no tenían que comer o que estaban muy necesitadas.

Chucho Pajarito era todo un héroe y su fama crecía al igual que el odio de algunos comerciantes.

Dicen que una vez fue identificado por unos comerciantes de otro pueblo, por lo que fue perseguido.

Al llegar a la cuesta de Ocotlán, que se llamaba antes Cuesta de Chávez, cansado por haber volado decenas de kilómetros sin descanso, se detuvo en este lugar a descansar ya en forma de persona. Pero sus perseguidores lograron detenerlo y como iban auxiliados por gendarmes que cargaban escopetas, le hicieron un juicio sumario y le deteminaron la muerte.

Entonces él, les pidió que le permitieran vendarse el rostro para no ver a sus asesinos y de esta manera morir tranquilo, a lo que accedieron los gendarmes.

Chucho Pajarito levantó el pañuelo sobre su rostro y al momento desapareció. Pero su pañuelo cayó sobre una piedra. Cuando los gendarmes y los comerciantes que los acompañaban levantaron el pañuelo, debajo de éste encontraron a un pájaro petrificado sobre la piedra.

Los que saben dicen que ese fue un truco más de Chucho Pajarito para huir nuevamente y la piedra quedó como un vestigio de poder.

Sus perseguidores pensaron que con eso habían ganado la batalla y como muestra quedó la tradición del pajarito en la piedra que con la ampliación de la carretera tuvo que ser removida, pero los trabajadores que ampliaron la carretera no conocían esta historia ni identificaron al pájaro sobre la piedra, por lo que ahora está botada ahí entre otras rocas, esperando el momento de que alguien la identifique y le dé su lugar en memoria de un hombre que ayudaba a quienes más lo necesitaban.

Fuente: Catalina Gómez, mi madre.

lunes, 7 de abril de 2014

Exitosa celebración de Quinto Viernes

Es una tradición religiosa católica.

El viernes pasado se llevó a cabo la celebración del Quinto Viernes de Cuaresma, que celebra la iglesia católica conjuntamente con los mayordomos y que inició un día antes con la procesión del Señor San Lázaro.

Este santo hace de San Antonino uno de los santuarios del distrito de Ocotlán porque en la misa principal del Quinto Viernes, se pone ante el altar y al término de la celebración eucarística miles de ciudadanos de todas partes traen consigo pañuelos o flores para que hagan contacto con la imagen de San Lázaro y de esta manera encuentren alivio a su salud.

Las filas interminables de personas se mantienen durante toda la noche y durante todo el día siguiente.

Es un santo milagroso para la salud.

Como sucede en cada celebración, los mayordomos ofrecen gratuitamente el tradicional atole de panela y el pan blanco como un convite al que asisten miles de personas de todas partes y que refrenda en esta costumbre un acto de solidaridad y de caridad, que es una manifestación histórica del pueblo de San Antonino.

martes, 1 de abril de 2014

Leyenda del hombre pájaro

Hay muchos testigos.

Y cada uno de ellos jura que es cierto y aunque todos conocen la descendencia familiar del hombre pájaro, nadie se atreve a señalar a sus herederos porque saben que ese tipo de información se debe manejar con discreción.

Adicionalmente hay un factor que limita la difusión de esta extraordinaria historia: el respeto por los descendientes, ya que el hombre pájaro tenía la mala costumbre de cometer ilícitos, aprovechando la ventaja que le daba su condición de nagual, es decir, de persona que se puede transformar en animal y recuperar su condición humana a voluntad.

Del hombre pájaro se cuenta por ejemplo que era muy ingenioso para cometer sus tropelías, ya que para hurtar a los comerciantes que regresaban del mercado zonal de los indígenas del distrito de Ocotlán, tiraba un huarache nuevo que nadie recogía y más adelante tiraba el otro par, por lo que las personas dejaban sus mulas o sus toros con sus costales a la orilla del camino para regresar por el otro huarache y cuando volvían a donde habían dejado sus pertenencias, éstas simplemente habían desaparecido.

Se atribuye al hombre pájaro la habilidad de utilizar su pañuelo para realizar actos de magia.

Dicen que todavía se puede encontrar en la Cuesta de Chávez o Cuesta de Ocotlán una piedra en la que quedó grabado el pañuelo del hombre pájaro, una vez que fue perseguido y para desviar a sus atacantes dejó su pañuelo en una piedra, que quedó grabado como un fósil, logrando desorientar a sus perseguidores.

Lo más extraordinario del hombre pájaro es que lo metían a la cárcel y él salía volando de ésta convertido en un ave, por lo que era imposible detenerlo.

Alguien me prometió que me llevaría con uno de sus descendientes que precisa con mucha lucidez las extraordinarias aventuras del hombre pájaro, pero quiere hacerme prometer dos cosas:

1. Que no diga nunca quién me orientó para llegar a ese familiar y,
2. Que nunca cuente las extraordinarias hazañas del hombre pájaro.

Lo estoy pensando.











lunes, 24 de marzo de 2014

Músicos de San Antonino (2)

La foto anterior ha causado mucho entusiasmo.

Estamos identificando a algunos participantes con el apoyo de sus descendientes.

Como ha resultado muy exitoso este método, acá les dejo otra joya de la fotografía histórica de San Antonino, que la debo a mi gran amigo José García (q.e.p.d). En esta foto aparece el papá de mi amigo José y también aparece mi abuelo paterno (q.e.p.d.) cuando era chavo.

Que la disfruten.












viernes, 14 de marzo de 2014

Músicos de San Antonino

Es una larga historia.

Todavía falta mucho por documentar, ya que históricamente San Antonino Castillo Velasco ha tenido una muy buena experiencia en formación de músicos y orquestas.

De las fotos de las orquestas que hemos podido conseguir dejamos acá una que fue muy popular allá por 1967, ojalá y nuestros amigos de San Antonino, nos ayuden a identificar a las personas que ven en esta fotografía.


martes, 18 de febrero de 2014

El carácter solidario de la gente de San Antonino

Hay de todo.

Pero es más la gente buena.

De ahí que una caracterización de la gente de San Antonino es una actitud fraternal, humanista, solidaria y de apoyo incondicional que se manifiesta en los diversos actos de la vida cotidiana.


Cuentan los mayores que en tiempos de escasez de alimentos en la región, San Antonino Castillo Velasco, se convertía en un lugar de repartición, ya que la población generosamente regalaba alimentos, verduras, pan, atole, carne, frutas y ropa a personas afectadas de otras poblaciones que se acercaban a pedir auxilio a la población de San Antonino.

Esta manifestación de solidaria también se aprecia en los actos sociales. Dice Mamalena que cuando ella era niña y asistían a alguna fiesta de algún conocido, las mujeres llegaban desde las cinco de la mañana con su metate y su brazo de piedra para instalarse en la cocina y apoyar en la molienda de la masa o los insumos para preparar los alimentos.

De esta manera era fascinante contemplar una extensa hilera de mujeres jóvenes, hincadas sobre sus metates entre los más diversos y sabrosos olores de la cocina tradicional.

Los hombres por su parte, se organizaban desde la madrugada para conseguir la leña y el poleo, esa hierba que tiene un aroma como a menta y que es muy grata a la respiración y que se sigue utilizando principalmente en las festividades religiosas.

 Hoy en día poco ha cambiado.

Cuando uno asiste a una fiesta o mayordomía en San Antonino se puede apreciar una organización natural para el trabajo.


Aunque existe una división de funciones claramente establecida: la chocolatera, la tortillera, la cocinera, los lavaplatos, la nevera, es común que los invitados---si no ocupan la mesa principal--- se acomiden a apoyar las diversas actividades que ahí se realizan.

Por eso resulta todo un espectáculo de organización social y convivencia asistir a una fiesta en San Antonino: las mujeres como avejas en panal se arremolinan silenciosamente apoyando en el área de cocina, por otro lado, los hombres, principalmente los jóvenes, se autohabilitan como meseros y como personal de limpieza del área de convivencia general, repitiendo un ritual histórico que refleja el profundo sentido solidario de la gente de San Antonino.

Y una vez que se ha satisfecho lo principal, que es degustar del banquete, entonces sí, viene lo bueno, a bailar el Jarabe del Valle.

Cada tipo de festividad tiene su menú y de éste depende la organización para el trabajo.

Pero esto será tema de otra colaboración.