lunes, 14 de abril de 2014

Precisión a la leyenda del Hombre-Pájaro

Se llamaba Jesús.

Como es usual en México, a las personas que se llaman Jesús les dicen "Chucho", por lo que éste señor lo llamaban Chucho.

Era un nagual oriundo de San Antonino y su virtud era convertirse en pájaro, por lo que le decían también "Chucho Pajarito".

Efectivamente, cuando se convertía en pájaro tenía la costumbre de robarse los billetes de las canastas que utilizan los comerciantes para guardar el dinero de su venta. Pero no era un ladrón malo, ya que los billetes que se robaba los iba a depositar a las personas muy pobres que no tenían que comer o que estaban muy necesitadas.

Chucho Pajarito era todo un héroe y su fama crecía al igual que el odio de algunos comerciantes.

Dicen que una vez fue identificado por unos comerciantes de otro pueblo, por lo que fue perseguido.

Al llegar a la cuesta de Ocotlán, que se llamaba antes Cuesta de Chávez, cansado por haber volado decenas de kilómetros sin descanso, se detuvo en este lugar a descansar ya en forma de persona. Pero sus perseguidores lograron detenerlo y como iban auxiliados por gendarmes que cargaban escopetas, le hicieron un juicio sumario y le deteminaron la muerte.

Entonces él, les pidió que le permitieran vendarse el rostro para no ver a sus asesinos y de esta manera morir tranquilo, a lo que accedieron los gendarmes.

Chucho Pajarito levantó el pañuelo sobre su rostro y al momento desapareció. Pero su pañuelo cayó sobre una piedra. Cuando los gendarmes y los comerciantes que los acompañaban levantaron el pañuelo, debajo de éste encontraron a un pájaro petrificado sobre la piedra.

Los que saben dicen que ese fue un truco más de Chucho Pajarito para huir nuevamente y la piedra quedó como un vestigio de poder.

Sus perseguidores pensaron que con eso habían ganado la batalla y como muestra quedó la tradición del pajarito en la piedra que con la ampliación de la carretera tuvo que ser removida, pero los trabajadores que ampliaron la carretera no conocían esta historia ni identificaron al pájaro sobre la piedra, por lo que ahora está botada ahí entre otras rocas, esperando el momento de que alguien la identifique y le dé su lugar en memoria de un hombre que ayudaba a quienes más lo necesitaban.

Fuente: Catalina Gómez, mi madre.

lunes, 7 de abril de 2014

Exitosa celebración de Quinto Viernes

Es una tradición religiosa católica.

El viernes pasado se llevó a cabo la celebración del Quinto Viernes de Cuaresma, que celebra la iglesia católica conjuntamente con los mayordomos y que inició un día antes con la procesión del Señor San Lázaro.

Este santo hace de San Antonino uno de los santuarios del distrito de Ocotlán porque en la misa principal del Quinto Viernes, se pone ante el altar y al término de la celebración eucarística miles de ciudadanos de todas partes traen consigo pañuelos o flores para que hagan contacto con la imagen de San Lázaro y de esta manera encuentren alivio a su salud.

Las filas interminables de personas se mantienen durante toda la noche y durante todo el día siguiente.

Es un santo milagroso para la salud.

Como sucede en cada celebración, los mayordomos ofrecen gratuitamente el tradicional atole de panela y el pan blanco como un convite al que asisten miles de personas de todas partes y que refrenda en esta costumbre un acto de solidaridad y de caridad, que es una manifestación histórica del pueblo de San Antonino.

martes, 1 de abril de 2014

Leyenda del hombre pájaro

Hay muchos testigos.

Y cada uno de ellos jura que es cierto y aunque todos conocen la descendencia familiar del hombre pájaro, nadie se atreve a señalar a sus herederos porque saben que ese tipo de información se debe manejar con discreción.

Adicionalmente hay un factor que limita la difusión de esta extraordinaria historia: el respeto por los descendientes, ya que el hombre pájaro tenía la mala costumbre de cometer ilícitos, aprovechando la ventaja que le daba su condición de nagual, es decir, de persona que se puede transformar en animal y recuperar su condición humana a voluntad.

Del hombre pájaro se cuenta por ejemplo que era muy ingenioso para cometer sus tropelías, ya que para hurtar a los comerciantes que regresaban del mercado zonal de los indígenas del distrito de Ocotlán, tiraba un huarache nuevo que nadie recogía y más adelante tiraba el otro par, por lo que las personas dejaban sus mulas o sus toros con sus costales a la orilla del camino para regresar por el otro huarache y cuando volvían a donde habían dejado sus pertenencias, éstas simplemente habían desaparecido.

Se atribuye al hombre pájaro la habilidad de utilizar su pañuelo para realizar actos de magia.

Dicen que todavía se puede encontrar en la Cuesta de Chávez o Cuesta de Ocotlán una piedra en la que quedó grabado el pañuelo del hombre pájaro, una vez que fue perseguido y para desviar a sus atacantes dejó su pañuelo en una piedra, que quedó grabado como un fósil, logrando desorientar a sus perseguidores.

Lo más extraordinario del hombre pájaro es que lo metían a la cárcel y él salía volando de ésta convertido en un ave, por lo que era imposible detenerlo.

Alguien me prometió que me llevaría con uno de sus descendientes que precisa con mucha lucidez las extraordinarias aventuras del hombre pájaro, pero quiere hacerme prometer dos cosas:

1. Que no diga nunca quién me orientó para llegar a ese familiar y,
2. Que nunca cuente las extraordinarias hazañas del hombre pájaro.

Lo estoy pensando.











lunes, 24 de marzo de 2014

Músicos de San Antonino (2)

La foto anterior ha causado mucho entusiasmo.

Estamos identificando a algunos participantes con el apoyo de sus descendientes.

Como ha resultado muy exitoso este método, acá les dejo otra joya de la fotografía histórica de San Antonino, que la debo a mi gran amigo José García (q.e.p.d). En esta foto aparece el papá de mi amigo José y también aparece mi abuelo paterno (q.e.p.d.) cuando era chavo.

Que la disfruten.












viernes, 14 de marzo de 2014

Músicos de San Antonino

Es una larga historia.

Todavía falta mucho por documentar, ya que históricamente San Antonino Castillo Velasco ha tenido una muy buena experiencia en formación de músicos y orquestas.

De las fotos de las orquestas que hemos podido conseguir dejamos acá una que fue muy popular allá por 1967, ojalá y nuestros amigos de San Antonino, nos ayuden a identificar a las personas que ven en esta fotografía.


martes, 18 de febrero de 2014

El carácter solidario de la gente de San Antonino

Hay de todo.

Pero es más la gente buena.

De ahí que una caracterización de la gente de San Antonino es una actitud fraternal, humanista, solidaria y de apoyo incondicional que se manifiesta en los diversos actos de la vida cotidiana.


Cuentan los mayores que en tiempos de escasez de alimentos en la región, San Antonino Castillo Velasco, se convertía en un lugar de repartición, ya que la población generosamente regalaba alimentos, verduras, pan, atole, carne, frutas y ropa a personas afectadas de otras poblaciones que se acercaban a pedir auxilio a la población de San Antonino.

Esta manifestación de solidaria también se aprecia en los actos sociales. Dice Mamalena que cuando ella era niña y asistían a alguna fiesta de algún conocido, las mujeres llegaban desde las cinco de la mañana con su metate y su brazo de piedra para instalarse en la cocina y apoyar en la molienda de la masa o los insumos para preparar los alimentos.

De esta manera era fascinante contemplar una extensa hilera de mujeres jóvenes, hincadas sobre sus metates entre los más diversos y sabrosos olores de la cocina tradicional.

Los hombres por su parte, se organizaban desde la madrugada para conseguir la leña y el poleo, esa hierba que tiene un aroma como a menta y que es muy grata a la respiración y que se sigue utilizando principalmente en las festividades religiosas.

 Hoy en día poco ha cambiado.

Cuando uno asiste a una fiesta o mayordomía en San Antonino se puede apreciar una organización natural para el trabajo.


Aunque existe una división de funciones claramente establecida: la chocolatera, la tortillera, la cocinera, los lavaplatos, la nevera, es común que los invitados---si no ocupan la mesa principal--- se acomiden a apoyar las diversas actividades que ahí se realizan.

Por eso resulta todo un espectáculo de organización social y convivencia asistir a una fiesta en San Antonino: las mujeres como avejas en panal se arremolinan silenciosamente apoyando en el área de cocina, por otro lado, los hombres, principalmente los jóvenes, se autohabilitan como meseros y como personal de limpieza del área de convivencia general, repitiendo un ritual histórico que refleja el profundo sentido solidario de la gente de San Antonino.

Y una vez que se ha satisfecho lo principal, que es degustar del banquete, entonces sí, viene lo bueno, a bailar el Jarabe del Valle.

Cada tipo de festividad tiene su menú y de éste depende la organización para el trabajo.

Pero esto será tema de otra colaboración.

domingo, 26 de enero de 2014

Leyenda de las sombras gigantes

Son de mal agüero.

Les dicen sombras porque sólo se aparecen por las noches y nunca dejan ver su rostro completamente, sólo la silueta y los tenues rasgos de la cara, por lo que se sabe ahora que las sombras gigantes pertenecen a un hombre, una mujer y un perro.

Se aparecen a altas horas de la noche y al principio parecen normales, pero conforme uno se va acercando a ellos, van creciendo desmesuradamente hasta alcanzar los más de dos metros de altura.

Los perros y los caballos son los primeros que notan su presencia. Los perros ladran con temor y los caballos se niegan a avanzar, bajando la cabeza y resoplando con fuerza.

Por lo general, anuncian la muerte de la persona que los encuentra o bien, alguna desgracia próxima que ocurrió o ocurrirá en ese lugar donde se aparecen.

No son pocas las personas que han muerto de muy diversas causas, después de encontrarse a alguno de estos gigantes infernales.

Los mayores y los que han sobrevivido a su encuentro, saben que hay una forma de neutralizar su mal aire, y en consecuencia, la amenaza que anuncian: sólo hay que fumarse un cigarro frente a esos gigantes para que desaparezcan en el acto.

El único problema es que resulta sumamente complicado encender cualquier cerillo o encendedor frente a ellos.

También funciona una antorcha o carbón encendido porque, al parecer, el fuego es el elemento maravilloso que le pone fin a esas endemoniadas sombras.

De modo que cuando se vea en la necesidad de transitar por los campos de San Antonino en la oscuridad, tome sus precauciones porque hay gigantes oscuros que pueden salir en cualquier momento con las peores intenciones.

sábado, 18 de enero de 2014

Memorable mayordomía del Niño Jesús

Es una tradición ancestral.













Y como cada año se llevó a cabo en San Antonino la mayordomía del Niño Jesús; la festividad que se llena de color, de olor a frutas de la región, de fe y religiosidad típicas de un pueblo creyente, en su mayoría católicos, que refrendan su identidad de manera cotidiana en las tradiciones y costumbres locales.

La mayordomía del Niño Jesús se caracteriza por la unidad del pueblo en torno de una celebración religiosa, en la que participa la comunidad, en un ambiente de respeto, fe, humildad y alegría.


Los niños, en su mayoría menores de doce años, se visten de ángeles y pastorcillos, con sus alas y sus atuendos típicos, representando el momento bíblico del nacimiento de Jesús.

Con sus atuendos de vivos colores, los pastorcitos declaman versos y acompañan al Niño Dios en las calendas y en las celebraciones litúrgicas, mientras la Casa del Niño Dios adquiere una identidad local, con adornos de hilos de tejocote con granada, piña y plátano y la hierba de poleo, que aromatizan el ambiente al tiempo que la combinación de sus formas y colores crean un entorno surrealista.

La celebración religiosa principal es la de Noche Buena.

viernes, 13 de diciembre de 2013

¿Cuántos hijos tuvo José María del Castillo Velasco?

Aquí una fotografía donada al pueblo de San Antonino Castillo Velasco, por conducto del Ayuntamiento, por los descendientes del Licenciado José María del Castillo Velasco, en la que aparece al centro, sentado, Demetrio del Castillo Velasco, el único hijo descendiente del hijo pródigo de San Antonino.

La fotografía la proporcionó el señor Felipe del Castillo Velasco ---último de izquierda a derecha---(q.e.p.d.), cuando asistió con su familia a la celebración de la Guelaguetza en San Antonino Castillo Velasco, si mal no recuerdo fue en el 2002 o por esas fechas.

Hay videos y fotografías de su visita, que fue ampliamente documentada.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Peregrinaciones a Juquila

Es fascinante.

Una de las peregrinaciones más destacadas que realizan personas de la comunidad de San Antonino Castillo Velasco por estos días es la que se realiza al Santuario de la Virgen de Juquila.

Lo más común es irse caminando de San Antonino Castillo Velasco al Pedimento y luego al Santuario que se ubica en el municipio de Santa María Juquila.más o menos en cuatro días por diversas rutas, montes, cerros, veredas y pocos tramos en carretera.

Inspira a los peregrinos y los organizadores la fe, ya que nadie participa con fines de lucro.

El organizador es una persona que sirve de guía y anfitrión de los peregrinos, ya que conoce el camino como la palma de su mano y opera la logística de los puntos de encuentro que les permite a los contingentes desayunar, comer, pernoctar entre la serranía y atender algunas contingencias. Para esto se auxilia de algún par de camionetas y ayudantes que son los que transportan los alimentos y son los únicos que se van la mayor parte del tiempo por la carretera.

El organizador se considera un puente entre la gente y la Virgen de Juquila, por eso contribuyen, incluso con subsidios a los peregrinos para que se mantenga esta costumbre.

Los tiempos son milimétricos y el ritmo de la marcha es calculado con precisión matemática, ya que no puede haber retardos.

El guía marca el paso y las horas para el descanso. Por lo general se detiene la marcha a las doce de la noche y se reanuda a las cuatro de la mañana, en medio de la oscuridad de la naturaleza y no pocas veces el acecho de la fauna local, por lo que existe una gran cantidad de anécdotas e historias.

Como se trata de una experiencia de esfuerzo físico se recomienda que los peregrinos hayan entrenado previamente la caminata y de manera especial la subida a los cerros. Además de llevar una mochila que no pese tanto, con lámpara de mano, alcohol, vendas, agua  y lo más indispensable en caso de urgencias.

Muchas personas pretenden regresarse después de las primeras pruebas, pero son alentadas por el grupo que, solidariamente, les impregnan el entusiasmo para conseguir su cometido, siempre y cuando no se ponga en riesgo su integridad física, ya que también hay personas que definitivamente no pueden continuar caminando por sufrir algún tipo de accidente.

Sobre todo se sabe que la energía que mueve al peregrino es la fe, por eso se les requiere el mayor decoro, humildad, respeto y convicción para que su peregrinación resulte exitosa y sin incidentes.

Hay un tipo de peregrinos que son los que llevan penitencia y por lo general van a dan las gracias por algún favor recibido por parte de la milagrosa Virgen de Juquila. La penitencia consiste en endurecer más su peregrinaje, haciéndolo mucho más difícil y tomentoso para el peregrino.

Cuando han logrado su cometido, retornan en autobús o autos.

Un hecho es ampliamente conocido entre los peregrinos que llegan a la meta: la Virgen de Juquila compensa tu esfuerzo y resuelve tu necesidad, por muy difícil que ésta sea.

Esto es cierto e indiscutible y los peregrinos que tienen esta maravillosa experiencia nunca vuelven a ser las mismas personas que antes, porque han adquirido la confianza que da la fe y la extraordinaria vivencia de haber cruzado la mitad del Estado de Oaxaca a pie.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Leyenda del Burro de Oro


Algunos también conocen el sitio exacto.

Incluso, tomé una fotografía en un punto del cerrito de San Antonino Castillo Velasco, en la que aparece Ché Menn'brush---cuando él estaba vivo---- y está señalándome con una vara el lugar preciso, donde supuestamente está enterrado un burro de un metro y medio de largo, por un metro de alto, de oro puro de 18 kilates.

Como me resistí durante mucho tiempo a creer aquella fantástica historia un día le pedí que me señalara el lugar exacto donde enterraron el burro y después de casi diez años de insistirle, como si presintiera que no habría otra oportunidad para hacerlo, accedió a que fuéramos al cerro.

Entonces Ché Menn'brush todavía podía caminar, aunque con mucha dificultad, apoyándose en un viejo bastón de acacia, que heredó de su abuelo materno y que fue quien le transmitió esa información, con el propósito de que se la comunicara a alguna persona de confianza que pudiera velar por la sobrevivencia del pueblo de San Antonino para que estuviera al pendiente de que nadie, por ningún motivo, se atreviera a desenterrar al burro.

La historia cuenta que el pueblo antiguo de San Antonino tenía una localidad seca en la parte sur de su territorio y que con la llegada de los españoles al lugar, se fue convirtiendo en un punto franco que hoy está cedido a otras comunidades, y la gente de San Antonino se fue replegando hacia el poniente.

Pero la mayor parte del territorio en esa dirección estaba anegado e incluso había cocodrilos, peces y tortugas, y con fauna y flora propia de un lugar con agua excesiva que presentaba un par de islotes al norte de la actual comunidad y que fueron habitados también por pobladores originarios de San Antonino.

Las fuentes que surtían esa fantástica laguna se nutrían de varios manantiales, pero Ché Menn'brush nomás se acuerda de uno que se ubicaba en la actual calle Libertad, a una dos cuadras antes de llegar al actual arroyo que pasa por atrás del palacio municipal de San Antonino.

Otras fuentes se ubicaban en Tocuela, que según dice el Ché, también era territorio de San Antonino, y de cuyas fuentes emanaban extraordinarios arroyos de agua cristalina, al igual que los que bajaban de los cerros de más al sur y de los que hoy en día únicamente se identifican el de la calle Albino Zertuche y el Arroyo el Coyote, los otros todavía se pueden ver en algunos parajes, pero los principales atravesaban el centro de la comunidad de sur a norte y que hoy en día están ocupados por viviendas de un municipio vecino y que con la llegada de los españoles, fueron desviados para favorecer la creciente población demográfica y que, sin embargo, se pueden identificar por el trazo de calles que se truncan.

El caso es que antiguamente, desde tiempos prehispánicos, la población se diezmaba de vez en cuando por terribles inundaciones en las que perecían hombres, mujeres, niños y ancianos. Entonces, la población de San Antonino profesaban una religión pagana y el chamán de la comunidad sacrificaba regularmente animales al Dios de la lluvia, para frenar las inundaciones.

Originalmente se le ofrecían al Dios de la Lluvia ocelotes, venados, jaguares, porque entonces, había mucha vegetación y fauna, pero con la llegada de los españoles, que además de imponer su religión también acabaron con la mayor parte de la vegetación y la fauna, los pobladores de San Antonino en la época de la colonia todavía sufrían de inundaciones y serias dificultades para conseguir animales salvajes en territorios distantes, que además les significaba un peligro constante porque no pocos paisanos morían al enfrentar a la familia de felinos como el jaguar.

Es evidente que hoy en día la fauna ha ido migrando hacia el sur.

El caso es que con la llegada de los españoles y sus animales de carga y de arado, los modernos chamanes de la época, determinaron que el Dios de la lluvia se conformaría con una escultura enterrada en el corazón del pueblo, porque el territorio tiene forma de una persona, desdibujada hoy por la pérdida de territorio y la presión migratoria de la cabecera distrital. Entonces, los artesanos de la comunidad hacían enormes figuras de burros amarrados de barro o de madera, atados con joyería de oro, pero por lo general, y después de cada inundación, encontraban que las figuras se deshacían por la humedad y el peso de la tierra.

Finalmente, acordaron mandar a hacer un burro de oro macizo, en el que cooperaron todos los habitantes, porque desde tiempos inmemoriales se dedicaban a vender fuera del municipio y tenían mucho dinero. De esa manera y con el propósito de evitar la pérdida de vidas humanas ofrecieron al Dios de la Lluvia el burro de oro y desde entonces, las inundaciones ya no son tan graves en San Antonino.

Muchas personas cegadas por la ambición me han insistido para que les señale el lugar donde está enterrado el burro de oro con el propósito de sacarlo y aprovechar el oro, pero eso jamás lo haré.

Nunca, por ningún motivo, me atrevería a desafíar al Dios de la Lluvia.

domingo, 27 de octubre de 2013

Inician preparativos para la Celebración del Día de Muertos

El mercado huele a pan.

La enorme variedad de pan de muerto es una auténtica celebración de los fieles difuntos, por lo que de muchos y lejanos pueblos vienen a comprar pan de yema de los tamaños más variados.

En las casas se empieza a preparar el mole negro de huajolote, que es el alimento propicio para esta celebración.

Desde hace semanas, las chocolateras no se dan abasto para tostar y moler el cacao para el chocolate tradicional.

Los floricultores empiezan a cortar la tradicional flor de cresta de gallo, el cempazuchitl, la nube y una gran variedad de flores para el mercado local y regional.

Se trata de una respetuosa conmemoración de los que ya se adelantaron.




lunes, 23 de septiembre de 2013

A 33 años de partidos políticos en San Antonino

Antes era de usos y costumbres.

El tránsito hacia partidos políticos se dio porque en esas fechas las personas que eran nombradas rehusában servir como autoridades políticas por las siguientes razones:

1. Las autoridades nombradas no percibían ningún sueldo.
2. Tenían que poner de su bolsillo para realizar las diversas festividades locales.
3. Descuidaban su trabajo.

Mi amigo Severo González cuenta que fue entre los catequistas de la iglesia católica de San Antonino Castillo Velasco en donde surgió la idea de pasarse al régimen de partidos, porque ya era muy difícil que las personas aceptaran los diversos cargos del ayuntamiento.

Con ese motivo buscaron apoyo del Partido Revolucionario Institucional, pero no se concretó porque hubo dos precandidatos que se disputaban la titularidad por el PRI y ahí en el partido les dijeron que no se les apoyaría hasta que se alinearan con un sólo candidato, pero ya entrados en la intención del cambio, solicitaron el apoyo de la entonces diputada panista Perla Woolrich, que sin chistar les dijo, "Pues, ya, regístrense hoy mismo por el Partido Acción Nacional.

De esa manera, el primer presidente electo por el régimen de partidos políticos de San Antonino Castillo Velasco, en 1980, fue del PAN.

Pilo Gigante (q.e.p.d.), me contó una vez que esa elección sirvió para que principalmente los comerciantes se organizaran y se creó una sólida participación con el apoyo de los empresarios organizados de la Ciudad de Oaxaca.

El me exhibió un viejo recibo por la cantidad de 25 mil pesos, que los comerciantes locales otorgaron como donativo en apoyo a los damnificados del Distrito Federal, con motivo del sismo del 19 de septiembre del 85.





lunes, 2 de septiembre de 2013

A escuchar música oaxaqueña

Gracias al sitio www.sanantonino.com en la parte que dice "pueblos de Oaxaca", es posible escuchar una selección de música oaxaqueña.

La selección, que incluye, desde luego el Jarabe del Valle, es una producción del Gobierno del Estado de Oaxaca que emitió la administración del entonces gobernador Diórodo Carrasco.

El disco es un homenaje a Oaxaca porque incluye información turística y contiene fotografías e información de primera mano sobre la historia y los aspectos culturales más relevantes del Estado, como sucede con la parte musical.

De esta manera, el disco compacto promocional del Estado de Oaxaca se constituye como un documento de gran valor cultural y turístico y fija un antecedente que vale la pena tomar en cuenta.

Enhorabuena por esta iniciativa del sitio www.sanantonino.com, que tiene por objeto contribuir a la divulgación cultural del municipio de la Heroica Villa de San Antonino y que además, tiene un espacio para la cultura local.

Felicidades!!.

lunes, 26 de agosto de 2013

Historia del Jarabe del Valle

Se deriva de una costumbre local.

El Jarabe del Valle es una pieza auténticamente local que incorpora elementos de la costumbre del matrimonio, como se realiza históricamente en San Antonino Castillo Velasco.

Ahora, gracias al sitio sanantonino.com podemos conocer la historia que dejaron documentada los hermanos Delfino y Timoteo López, que además de ser grandes artesanos de la flor inmortal, también fueron alumnos del primer compilador del Jarabe del Valle, que ya existía como tal desde 1912.

Como sucede con muchas actividades culturales, el músico murió, la orquesta y sus integrantes fallecieron o se dispersaron y no fue sino hasta 1956 que se volvió a compilar nuevamente con el apoyo del maestro Diego Ines de la Banda Sinfónica del Estado de Oaxaca.

Enhorabuena por esta buena información.

viernes, 16 de agosto de 2013

Luis Valencia y su amor por lo local

Es el mejor alumno de Rodolfo Morales.




















Luis Valencia, vecino de San Antonino Castillo Velasco nació en un punto intermedio de las calles que unen a San Antonino y Ocotlán de Morelos, por eso está registrado como originario de Ocotlán de Morelos.

Como sucede en la mayoría de los pueblos vecinos, sus papás eran vecinos, su padre es originario de Ocotlán de Morelos y su madre es originaria de San Antonino Castillo Velasco.














En su obra pictórica, el maestro Luis Valencia, plasma al óleo y con técnicas mixtas la cotidianidad provinciana con sus vivos colores y evoca, con nostálgicos sentimientos, la arquitectura y las referencias sociales de un tiempo que se niega a morir y que circunda el entorno como costumbres, mitologías, historias y leyendas.














De los 32 años que lleva dedicado al arte, 16 de éstos los ha desempeñado como ceramista.

Esta actividad lo ha beneficiado como alumno y maestro en una escuela de arte de Pensilvania, Estados Unidos y como maestro también en el Taller Rufino Tamayo de Oaxaca, en donde ha impartido clases.

Su intensa actividad en la cerámica y la pintura lo han llevado a exponer en galerías del Distrito Federal e, incluso, en Australia.














Llama la atención en su estudio ver tantas referencias al pintor Rodolfo Morales: una marmota de cartón con su rostro, un collage con motivo del Día de Muertos, se nota cierta admiración y respeto por el maestro.














Luis Valencia dice que Rodolfo Morales recomendaba a sus alumnos destacar el entorno. "Siempre hay algo nuevo por descubrir", dice el maestro Valencia mientras repasa unos acordes en la guitarra frente a la pintura del Día de Plaza en Ocotlán que está trabajando y que tiene un colorido y escenas típicas del mercado.













"Hay mucha información verbal que hace falta documentar", dice. Como maestro lamenta que a los talleres de pintura para niños y jóvenes no se les brinde el apoyo, al menos aquí.

De pronto deja su guitarra, prepara un poco de pintura, toma un pincel y ubica un pequeñísimo detalle en su extraordinario cuadro del Día de Plaza en Ocotlán, que está trabajando y que mide más de tres metros de ancho, sonríe mientras pinta y comenta: "Todo tiene que ser lo más apegado a la realidad porque en la pintura perdura nuestra esencia".

Y así se queda pensativo y sonriente, enamorado de lo local.

viernes, 9 de agosto de 2013

Ahí viene el agua!!

La calle Albino Zertuche, que une el centro de San Antonino con el centro del municipio de Ocotlán de Morelos, después de un día lluvioso.

Sin palabras.






























lunes, 8 de julio de 2013

Delegación de San Antonino en la Guelaguetza
















Aquí una foto de hermosas mujeres de San Antonino Castillo Velasco, de la Delegación del Jarabe del Valle, en la Guelaguetza.

Hoy en día se está perdiendo la autenticidad de esta representación, porque el supuesto comité de autenticidad está aperturando dicha fiesta, supuestamente por fines políticos, a representaciones parciales por pueblos mestizos---que toman fragmentos del Jarabe del Valle---, que no tienen traje típico, ni hablan la lengua indígena, ni forman parte de sus tradiciones y costumbres.

Por ejemplo el Jarabe del Valle incorpora la ceremonia del matrimonio, una costumbre vigente en San Antonino Castillo Velasco, con el baile del Guajolote, un animal auténticamente prehispánico.

Pero en fín, vale la pena citar esta pérdida de originalidad en un tono nostálgico, el de la experiencia.

Cuenta Doña Arcelia Yañiz, en su libro "Oaxaca de mis Amores" que antiguamente la Guelaguetza se celebraba en las faldas del cerro del Fortín: "Todo era típico, hasta la lluvia, porque regresaban de paseo muy mojados, pero contentos, con ramas de frutos y flores, y en verdadera democracia, porque se habían confundido, sin alterarse, mercaderes, amas de casa, socialités, intelectuales, con el solo fin de divertirse y darle vuelo a la tradición."

Dice también que en el gobierno de Víctor Bravo Ahuja se le dio importancia económica a esta fiesta y se construyó el auditorio y se pagaba entonces los gastos de hospedaje y alimentación a los pueblos que participaban.

Haciendo alusión a las primeras representaciones de la Guelaguetza, Arcelia Yañiz comenta que: "También fueron los tiempos que los que llevaban el programa eran notables intelectuales, como don Manuel Zárate Aquino, quien daba cátedra universitaria, en ella disertaba de los orígenes de cada grupo representado, de acuerdo con la geografía, la historia, y la etnia a la que pertenecían, frases que no eran inventadas, sino reales, lo que le daba un aspecto de altura a la presentación. Esto degeneró años después, en poner en la boca de los próximos locutores, como un espectáculo, lo que era nada más la reseña de una múltiple tradición.

"¿Qué pasó con Tuxtepec, que no tenía traje típico? y sí lo tenían en cambio sus pueblos aledaños, y es ahí donde están los mejores trajes regionales, pues hubo que inventarlo, y de esto se encargaron los sociólogos y la tradición oral. No había entonces un comité de autenticidad, como ahora, sino había una clara conciencia del gobierno, que era el principal organizador del evento, de que todo debía ser auténtico, tanto los idiomas en que hablaban los protagonistas, atuendos, música, tocados. Claro que hubo innovadores entre ellos mismos, pero procurando que no se alterara nada de lo tradicional. La región de Tuxtepec, compuesto por un extraordinario grupo de mujeres hermosas, portaba cada una de ellas los huipiles correspondientes a los pueblos citados, y lo hacían descalzas, con las terribles consecuencias del sol y el piso. Ya después usaron huaraches y otros calzados.

"A la bailarina profesional, María Luisa Marín Mata, la pusieron como una figura solista, partiendo plaza, es decir, antes del espectáculo, con el enredo del valle, el rebozo en la cabeza, a la usanza indígena y un cántaro de Coyotepec en el hombro, era como un paseo en círculo, como quien abre un telón imaginario. Le buscaron adornos coreográficos a nuestra fiesta, pero nunca se les ocurrió alterarla en nada. ¿Por qué ahora ocurre?, el cambio de sitio es un tema, y el techar el auditorio es una locura, porque en los foros abiertos de todo el mundo, la naturaleza en todos sus aspectos juega un papel importante, forma parte del espectáculo."

martes, 25 de junio de 2013

A cortar azucenas

El cerro de San Antonino Castillo Velasco, también conocido como el Cerro de la Azucenas, que contiene vestigios arqueológicos, empieza a llenarse por estas fechas de azucenas, por lo que familias enteras van a cortar estas aromáticas flores.

Esta es una costumbre muy antigua y que ahora se asocia a la celebración de la Guelaguetza, que se realiza en las mismas fechas que en la Ciudad de Oaxaca y con grupos originales que le dan realce a esta tradición.

Acá una foto que debe tener más de 50 años, cuando la Delegación de San Antonino Castillo Velasco participó en el Lunes del Cerro en la Ciudad de Oaxaca.





martes, 18 de junio de 2013

Campañas políticas en San Antonino

Me recuerdan las elecciones de López Portillo.

Entonces era yo un niño y no entendía quién era ese señor al que le echaban encima papelitos, como confeti, con los colores de la bandera, mientras levantaba el brazo como una estatua y las trompetas, las matracas, la música que invitaba al baile, los oradores que destacaban elocuentemente las bondades del candidato, las enormes fotografías con las mejores poses, las porras y las simpáticas porristas y los tamales que convertían aquella apoteósis en una fiesta que me hacían suponer que el tal López Portillo era alguien importante que iba a hacer algo importante. (Ya con una mayor información producto de la edad, me pareció que hasta el último minuto de su vida, el tal López Portillo trató de justificar su papel de presidente con libro, tras libro. Ingrata vida.)

Algo así pasa en San Antonino: la ausencia del Reglamento del Bando de Policía y Buen(Sic) Gobierno, hace que desde la madrugada y hasta altas horas de la noche te despierten alegres canciones de carros con altavoces que anuncian al candidato --todos los candidatos lo hacen---. Ahora sí, llegó el mero, mero, esta vez no hay error, ésta es la solución (¿solución a qué?)

- Son las cinco y media de la mañana, ¿no es muy temprano para que anden los altavoces de los candidatos?

-Temprano para quién, aquí la gente no duerme por el trabajo.

- Bueno, tal vez temprano para uno que es burócrata y que cumple puntualmente sus horarios. (Me acuerdo de ese verso español que dice más o menos así: "Una hora duerme un santo, dos quien no lo es tanto; tres el gallo, cuatro el caballo, cinco un comerciante, seis el estudiante...y así hasta llegar hasta doce: el empleado de gobierno.")

Las promesas son muy parecidas, lo cual es un buen signo de que se coincide más o menos en las necesidades locales. Pero los paisanos son listos, se van con mesura. Las propuestas son coincidentes porque más o menos se refieren a lo que de manera evidente es necesario: honestidad, transparencia, trabajo y atender todo aquello que no funciona: médico de guardia en el centro de salud, mejorar el baratillo, apoyar el campo...

Por lo pronto, hay que asistir a los cierres de campaña, que tanto me recuerdan al tal López Portillo: cena gratis, mezcalito, música, circo, maroma y teatro.



viernes, 7 de junio de 2013

Crónica de un robo

De buena fuente.

El honrado y trabajador panadero llegó en su motocicleta a la estética.

Se estacionó correctamente, descendió e ingresó al local. Como vio a varios clientes antes que él, tomó su lugar y mientras esperaba su turno para que le cortaran el cabello, hojeó una de esas revistas de escándalos de artistas y se concentró en la lectura.

Tal vez la lectura de la información le hizo pensar que era un exceso y hasta una forma de hostigar a la gente que trabaja en la televisión con esa clase de revistas; tal vez la pareció sumamente atractiva la mujer semidesnuda que aparece en la portada con títulos atrevidos y hasta de doble sentido.

De vez en cuando contemplaba a la estilista que, con acertada habilidad, cortaba el cabello a un cliente, dándole una renovada apariencia por el cabello aseado. De nuevo se concentró en la lectura de los escándalos de la vida íntima de los actores de televisión y probablemente pensó que ese era un negocio que tenía éxito por ventilar la vida privada, los fracasos, los éxitos, pero más las veleidades de un sector reducido del entretenimiento, cuando de pronto, un hombre vestido de manera formal, abrió la puerta de cristal de la estética y se paró en la entrada como cualquier cliente para preguntar: "Buenas, tardes, disculpe, ¿quién es el dueño de la moto que está acá afuera?"

Pensando que estaba ocasionando algún inconveniente, el panadero contestó: "Soy yo, ¿me quedé mal estacionado?" A lo que el hombre de la puerta, sacando una pistola de su cinto, le apuntó mientras decía : "Dame las llaves".

Era obvio, se trataba de un asunto de vida o muerte. El cañón apuntando a su rostro y la mirada impávida de los clientes del lugar, le hicieron pensar a mil por hora y automáticamente entregó las llaves, buscando hacia donde saltar en caso de que el hombre armado le fuera a disparar.

Con las llaves en la mano, el hombre de la pistola cerró con naturalidad la puerta. Se subió rápidamente a la motocicleta, la echó a andar y se fue a toda velocidad.

El panadero asaltado quedó desconcertado, le pareció un milagro que no le hubieran disparado y eso era más que suficiente para ya no cortarse el pelo y salir incómodo y asustado de aquel lugar.

Dicen que no es la primera vez que sucede esto.

viernes, 31 de mayo de 2013

Avances en solución al problema del asilo

Es una muestra de sensatez.

El pasado miércoles 29 de mayo de este 2013 se carearon los dos patronatos de la "Casa Hogar para Ancianos San Lázaro" para dirimir de manera definitiva el asunto, llegando al común acuerdo de crear un nuevo patronato con representantes ciudadanos de San Antonino Castillo Velasco.

La reunión realizada en las instalaciones del palacio municipal de la localidad convocó a cientos de ciudadanos que se dieron cita para escuchar las posturas, acusaciones recíprocas y finalmente, el acuerdo conciliatorio para darle una salida definitiva y digna al asunto.

El sacerdote Alberto Ostiz Ostiz, mostró satisfacción por esta salida y anunció que apoyará al nuevo patronato para concretar la ampliación del objeto de esa sociedad civil para incorporar a mujeres en situación de violencia, a niños de la calle, jóvenes y adultos mayores.

La conciliación lograda pone en alto el nombre de la población de San Antonino Castillo Velasco que ha puesto el interés general de la población por encima de los intereses particulares y políticos y ha demostrado una vez más que es a través del diálogo y la conciliación como se pueden resolver los problemas.

Va nuestro reconocimiento a las partes y nuestros mejores deseos al nuevo patronato para que esta medida siga poniendo en alto el espíritu altruista que caracteriza a la población de San Antonino Castillo Velasco.

Felicidades.

lunes, 27 de mayo de 2013

Cambios en la mano de obra femenina

Se quejan los paisanos.

Antes las muchachas de los pueblos vecinos iban a tocar a tu casa para ver si las contratabas.

Se trataba de mujeres indígenas---como San Antonino, que es una población indígena---, que en sus lugares de origen tenían dos opciones: o te casas o trabajas. Y trabajar significaba por lo general salir de la población a pueblos vecinos, en los que puedes llegar caminando y te regresas caminando el mismo día.

Principalmente se ocupaban de apoyar las actividades comerciales o el hogar.

Hoy en día el ingreso de un día de salario para un trabajador de este tipo oscila entre los 180 y los 200 pesos diarios con dos alimentos: el desayuno y la comida.

Las cosas están cambiando.

Ahora los paisanos van a buscar a los pueblos vecinos a la mano de obra y no la encuentran.

No es que no haya o que no quieran trabajar, afortunadamente la mayoría de las jovencitas se dedican  de manera principal a estudiar.

Se está elevando el nivel de educación entre mujeres que antiguamente sólo tenían como opción el trabajo doméstico o informal.

En el reverso de la moneda, existen jovencitas de núcleos urbanos que buscan trabajo para apoyar el ingreso de sus familias y que por diversos motivos han dejado de estudiar. La mayoría busca empleos en el sector servicios en la Ciudad de Oaxaca y sólo muy pocas en las comunidades vecinas.

Así con la mano de obra.


lunes, 20 de mayo de 2013

Sin control la quema de basura

Son pocos, pero el daño es mucho.

Desafortunadamente todavía hay muchas personas que incineran en sus patios la basura que producen en su vida cotidiana.

Si el humo respetara fronteras, no habría problema; pero el humo va por todas partes y las señoras se quejan de que la ropa dejada en el tendedero huele a humo.

Lo peor es que la gente quema plásticos y hasta llantas porque desconocen que este tipo de materiales son los más peligrosos para la salud de las personas.

Sí que es necesario impulsar campañas de salud comunitaria, en la que se informe, entre otros temas, sobre los riesgos de la quema de basura.

Los niños bien informados podrían ser buenos vigilantes y promotores del respeto por el medio ambiente y la salud pública. Sin duda.

lunes, 13 de mayo de 2013

Castillo Velasco con Benito Juárez


















Lo prometido es deuda.

Acá hay una foto del cuadro que existe en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en la que aparece el licenciado José María del Castillo Velasco como parte del gabinete de Don Benito Juárez, en el año de 1857.



lunes, 15 de abril de 2013

José Miguel: nuevo talento de San Antonino

Se parece a Diego Rivera.

En serio, si hubiese conocido a Diego Rivera cuando tenía diecinueve años, no dudo que sería idéntico.

Claro, a diferencia de Diego Rivera, José Miguel García no come niños y deja la academia para después.

Sonríe porque le cuento un mal chiste, pero por lo general mantiene el rostro adusto y mira con un ojo clínico que parece que te está moldeando en arcilla.


















José Miguel García no precisa en qué momento empezó a trabajar con la arcilla, pero se acuerda que desde siempre, desde que nació.

De hecho, literalmente nació entre la arcilla. Hijo del maestro José García y de Teresita Mendoza, artesanos del barro en San Antonino, Pepe, como cariñosamente le llaman, siempre ha trabajado con el barro, ya que él mismo se hacía sus juguetes con este material.

Ha asistido un par de ocasiones a clases de pintura, escultura y artes plásticas. Pero él, como buen discípulo, sabe que el arte se controla en la soledad del pensamiento. Hasta la secundaria la terminó en el sistema abierto porque eso le permite mayor disponibilidad de tiempo para concentrarse y convivir con la arcilla.



















Pepe trabaja con lo que le rodea. Por ejemplo, una vez asistió a la ciudad de Oaxaca y el camión en el que iba pasó cerca de una señora atropellada. La visión fue veloz, pero lo suficientemente intensa para imprimir el detalle de la muerte: la posición, el píe descalzo, la mano extendida tratándo de asirse inútilmente a la vida.













Una escultura que tiene un parecido idéntico es la del busto de su padre, don José García, el Señor de la Sirenas. Quien conoce a José García, podrá comparar el extraordinario parecido.


















Pepe aprovecha cualquier oportunidad para plasmar aquello que le signifique un motivo de interés, como la muerte de un hombre, sobre una plancha de tabiques, cubierto de una sábana blanca. Pepe tiene el don de captar la esencia de los acontecimientos y de traducirla en un sentimiento que envuelve a cualquiera que vea sus obras.


















La cabeza decapitada del Padre de la Patria, se le ocurrió después de leer una biografía de Miguel Hidalgo y Costilla, por ejemplo. Sería interminable enumerar la extensa obra del joven José Miguel Aguilar Mendoza. En otra colaboración, continuaremos con su obra pictórica. Por lo pronto, los dejamos con una de sus obras, que es una maravillosa mujer que parece tomar el sol una tarde de primavera en San Antonino Castillo Velasco.



miércoles, 27 de marzo de 2013

Leyenda del capataz maldito

Sucedió hace mucho tiempo.

Cuando toda la región hervía bajo la fiebre del oro.

Los españoles entonces, echaron mano de la fuerza de trabajo indígena, imponiendo una cuota de hombres a cada pueblo para que trabajaran forzosamente en las minas.

Muchos indígenas enfermaban y morían pronto. Los pueblos se desolaron y las familias se desmembraron, reduciéndose el número de pobladores por municipios.

De manera principal los capataces eran españoles, pero como no todos hablaban lengua indígena, se apoyaban de vez en cuando con indígenas ladinos que se prestaban a los intereses de los españoles.

Tal es el caso de El Capataz Maldito.

Dicen que vestía como charro y montaba un precioso caballo pura sangre que le obsequió su patrón, en reconocimiento por sus infames servicios.

El capataz, indígena traductor, aprendió pronto el estilo de sometimiento de sus patrones y se caracterizaba por su crueldad para obligar a trabajar a los indígenas, contando además con una binza, con la que castigaba a los débiles y cuando éstos definitivamente ya no tenían fuerzas para trabajar, les echaba encima a su fiero caballo para matarlos con sus patadas.

Pronto la fama del capataz creció y a donde se dirigía sembraba el terror y la muerte.

Siendo un miembro valioso para los españoles, éstos le recompensaban con oro, pero como era muy hábil y ambicioso, también tenía sus propios medios ilícitos para sustraer el metal y esconderlo en algún lugar.

El caso es que una vez que necesitaron personas más pequeñas para ingresar a una veta de oro, el capataz se llevó a un par de niños gemelos de una familia, cuyos abuelos conocían los misterios de la naturaleza.

Pero como los gemelos se resistían a irse a trabajar a las minas, por las horribles historias que se contaban de los sobrevivientes. El capataz les echo su caballo encima con tanto odio que habiéndolos matado despertó el repudio de la comunidad y las artes dormidas de los abuelos.

Los abuelos maldijeron al capataz, lo sentenciaron como castigo a que su perversa alma jamás descansaría y que vagaría eternamente junto con su caballo, cargando el oro que como lastre le impediría descansar en el más allá.

Pero como los abuelos no eran malos, le dieron la oportunidad de regenerarse, por lo que tendría qué hacer obras buenas con el oro que gradualmente fuese desprendiendo para hacer obras de misericordia, tanto vivo como muerto.

El tiempo pasó.

Aseguran, los que conocen esta historia, que los españoles malos ya están en el infierno, mientras que el alma del capataz maldito, junto con su caballo, sigue amarrado en este mundo por el peso del oro mal habido.

De modo que hoy en día, en las noches de luna llena se aparece en ciertos lugares de la comunidad un charro sobre un caballo cargando pesados bultos en los que se supone que lleva oro.

Pero como la maldición fue tan severa, dicen los que lo han visto, que parece un enano montando un burro pequeño y que te habla en lengua indígena preguntándote si llevas tal apellido o si eres originario de tal comunidad, porque tiene algo que te pertenece desde tiempos inmemoriales.

Si existe error o ambición en el que da la respuesta, dicen que el paquete envuelto cuidadosamente entre carrizos y amarrado con mecate, que les entrega el charro, se convierte en ceniza. Pero que si tú eres honesto con tu respuesta el paquete que no puedes abrir hasta el día siguiente, se convierte en monedas de oro cuidadosamente acomodadas.

Discretamente se conoce que muchos paisanos han encontrado la riqueza de manos del capataz maldito y los que han encontrado cenizas, por su ambición y su contacto con ese ser maldito se enferman, e incluso, algunos hasta han muerto.

Sin embargo, muchos prefieren no contestar y rezar cuando se encuentran a ese fantasma.

¿Qué tanta maldad tendrá que pagar el capataz maldito, que dicen que todavía se le ve en algunas noches de luna llena?

No lo sé, pero te recomiendo que si un día te lo encuentras, no ambiciones cosa que no te pertenece, porque el capataz maldito anda cerca, muy cerca.

viernes, 22 de marzo de 2013

Espectacular exhibición de box en San Antonino














(Con fotografías de mi estimado y talentoso amigo Gael González Santiago)


Son los inicios.

A ocho meses de que el Gimnasio de Box y Jiu Jitsu "Aguilar y Paz" se instalara en la avenida principal de San Antonino Castillo Velasco, gradualmente sus pupilos se están fogueando y han obtenido buenos resultados que elevan el prestigio deportivo de la comunidad.

La más reciente muestra fue organizada a través de tequio (cooperación voluntaria para un fin colectivo) por los entrenadores y pupilos de esta disciplina, que con un gran entusiasmo brindaron el pasado domingo 17 de marzo una gran exhibición frente al palacio municipal de San Antonino.

En medio de un emocionado público que apoyaba a los boxeadores locales, se llevaron a cabo las peleas a nivel amateur contra los representantes de los gimnasios de "Guilá", "Mitla" y "Mayoral", destacándose la exhibición estelar de peso welter entre el maestro Alejandro Paz, del representativo local contra Miguel Camacho, hijo del gran boxeador el Macho Camacho.













Los ganadores del Gimnasio de San Antonino, que se hicieron acreedores a un reconocimiento por escrito, fueron Arturo Aguilar que venció a Mario Pérez de Mitla; Pedro Porras, que venció a Hugo Santos del Gimnasio de Güilá y Omar Luis, que venció a Gabriel Cruz, también del Gimnasio de Güilá.

Por su parte, Jacobo Rodríguez del Gimnasio "Mayoral" de Oaxaca venció a Saúl Rodrigo del Gimnasio "Aguilar y Paz" de San Antonino, mientras que en la estelar entre Alejandro Paz y el hijo del Macho Camacho resultó un justo empate.













Al término de la pelea, Alejandro Paz, entrenador de boxeo aseguró que la mejor manera de distraer a los jóvenes es a través del deporte, ya que éste es un recurso eficaz para alejarlos de las drogas y la vagancia. "La mayoría de los deportistas que tenemos son menores de edad, por lo que tenemos una gran responsabilidad porque este deporte esencialmente te entrena los músculos y te disciplina en el control de la fuerza, la energía y el respeto a los demás".














También señala que entrenadores y pupilos financiaron esa exhibición que, no obstante que resulta costosa por la inversión que demanda, lo hicieron como una muestra de convicción deportiva y orgullo comunitario por la buena racha de triunfos que están teniendo a nivel estatal.

Alejandro Paz y Alfonso Aguilar, entrenadores, se dispersan en el Gimnasio para atender a los más de 25 jóvenes y niños que concentrados practican el arte del boxeo a través del jab, una guardia firme, los rectos de derecha, ganchos al hígado y el volado de izquierda como auténticos profesionales.

El próximo encuentro lo tendrán el 6 de abril en Santa Cruz Amilpas, en donde esperan traerse, como ya es costumbre, los mejores resultados.

Enhora buena por esta iniciativa.

martes, 5 de marzo de 2013

Castillo Velasco, padrino de bautizo

Acá les dejo una invitación con motivo de bautizo de una ahijada de Castillo Velasco.

El documento en mejores condiciones de visibilidad obra en poder del ayuntamiento de San Antonino Castillo Velasco.

Como se podrán dar cuenta, fue su esposa de José María del Castillo Velasco la señora Luz León, hija del gran general huajuapense Don Antonio de León.


miércoles, 2 de enero de 2013

Vigencia de las tradiciones

Como cada año.

Esta ocasión no fue la excepción, los festejos religiosos que se celebran desde los días previos a la Noche Buena y hasta el 6 de enero, a través de la mayordomía del Niño Dios, se realizaron en un ambiente que conserva mucho de la tradición.

Niños y niñas son vestidos como ángeles y pastorcillos para acompañar el nacimiento que se levanta en casa del mayordomo; un nacimiento que se caracteriza por adornos coloridos con frutas naturales y abundantes motivos navideños.

De las mayordomías de San Antonino, sin duda, la del Niño Dios, es una de las principales; sin embargo, es rebasada por la de San Lázaro, cuyos mayordomos vienen formados desde el año 2000 y hasta el 2016 para conmemorar a este santo. Irónicamente, la fiesta del Patrón San Antonino, tiene años que carece de Mayordomo.

Acá una fotografía de los ángeles, en una escenografía de los hermanos Delfino y Timoteo (+), sin fecha, pero aproximadamente por 1950, como un regalo de año nuevo para todos los amigos y originarios de San Antonino Castillo Velasco.




jueves, 20 de diciembre de 2012

Irrefrenables robos en el campo

Todos se quejan.

La delincuencia ha tomado como área de asalto permanente el campo de San Antonino y, sin duda, de los municipios aledaños.

Campesinos se quejan de que les siguen robando el cable de cobre, las bombas de agua de los pozos, los tinacos, los insumos agrícolas que dejan en sus terrenos de cultivo y hasta parte de las cosechas.

Estas acciones se registran principalmente a altas horas de la noche, cuando ya no hay gente en las área de cultivo.

Se comenta, asimismo, las experiencias de campesinos que han querido establecer algún granero o granja en sus terrenos en el campo y cómo han sido asaltados porque forzando candados y cadenas les han robado todas sus pertenencias y hasta sus animales.

¿Indicios, sospechosos, culpables? No hay. La gente de San Antonino en general se ha caracterizado por ser tradicionalmente personas honestas.

Esta situación lamentable se da desde hace un par de años y ahora es más recurrente.

Qué pena.

viernes, 14 de diciembre de 2012

El mensajero de la muerte

Es una creencia común.

Aunque su simbolismo tiene que ver con la transformación de la oruga en mariposa, aquí se trata de una mariposa ya desarrollada y con características específicas.

Su color, por ejemplo, que va del negro al café oscuro y gris con orlas blancas que semejan un antifaz tenebroso pegado sobre la pared.

Les llaman "ratón viejo".

En cierta forma, por su cuerpo grande y peludo, se justifica su apodo, pero también, entre la comunidad, sobre todo, entre la gente mayor, es considerada como el mensajero de la muerte.

Es una mariposa negra y grande que aparece de repente en un lugar de la casa y que, según la tradición, anuncia la muerte de algún cercano o conocido.

Me imagino que hemos fallado en la representación de la muerte como un articulado esqueleto firme. Eso no es posible.

La muerte debe ser algo más parecido a esas mariposas grandes y oscuras que levantan el vuelo con todo y uno y a lo mejor lo acompañan a un lugar oscuro del que se debe de salir según el karma.

Por si las dudas, los mayores dicen que sólo afecta a los que creen en eso.

Menos mal.




sábado, 24 de noviembre de 2012

Como en los viejos tiempos

La Revolución es la Revolución.

Y la Heroica Villa de San Antonino Castillo Velasco, que se ganó honrosamente el título de Heroica en la defensa de la legalidad y la justicia, no podía dejar de festejar esta importante fecha, este 20 de noviembre del 2012.

Como se percibe en las fotografías antiguas del municipio, publicadas con anterioridad aquí, son muy similares a las de ahora. En esta ocasión fueron los padres, maestros y los niños de preescolar y las guarderías de San Antonino, quienes organizaron un desfile sumamente emotivo, porque los adultos se vistieron con el traje típico y los niños igual, con motivos revolucionarios.

Sus carros alegóricos recuerdan una época en la que el pueblo hizo valer el derecho de reivindicar su libertad y autonomía.

Niños, padres y maestros, participaron con júbilo y entusiasmo.

Qué buen ejemplo, felicidades a todos.




lunes, 5 de noviembre de 2012

Artesanía desaparecida de San Antonino


Rescatada por el álbum de Pilo, esta fotografía tomada a principios de los años 1900 muestra a los artesanos de flores naturales y sus extraordinarias obras.

Al igual que sucede con la flor inmortal, que poco a poco va desapareciendo, por ser pocos los artesanos que cultivan esta artesanía, los adornos florales como los que se muestran en la fotografía, prácticamente han desaparecido.

Si bien es cierto que los arreglos florales tienen una gran presencia hoy en día en las festividades religiosas, cívicas y sociales de San Antonino---un pueblo que se ganó el título de jardín del valle, entre otros, gracias a su cultivo de las más diversas flores---, hoy realmente nadie se ocupa de realizar adornos como los que se ven en la gráfica.

Claro, los pocos artesanos que trabajan la flor inmortal, todavía realizan, especialmente calendas. Pero el arte floral, que sería propiamente de flores vivas, ha desaparecido.

Aquí la foto antigua, como nostalgia de algo que se fue.

martes, 30 de octubre de 2012

Inicia celebración de muertos

Hasta el frío es más intenso.

Algo raro tienen estas fechas porque los colores, los aromas y los sabores son especiales.

La flor de cempachúsil resucita por estas fechas. El color y el aroma de esta flor, cuando es criolla, aunque pequeña, es mucho más espectacular y fuerte.

En San Antonino se comienzan a bordar los adornos con tejocote, granada de la india y plátano macho, que generan no sólo una combinación de colores y formas maravillosas que cuelgan de los altares de muerto, sino principalmente, el olor que genera y que invita a la introspección y el confort.

La industria del pan en San Antonino, que es una de las más fuertes, tiene en estas fechas sus días de gloria con el pan de muerto en tamaños de los más variados con las recetas más exquisitas y que le han dado mucha fama a este pueblo y que incluso, ha trascendido las fronteras nacionales.

El pan de muerto es un pan fino de yema, que llega a medir hasta setenta centímetros de diámetro y que, además de adornar el altar familiar, se corta en rebanadas para acompañar el chocolate caliente.

Se incrementa de igual manera la producción del mole de guajolote, que se acompaña con tamales de tavache, que es lo más parecido a los tamales de hoja de plátano, pero en este caso, la masa sin mole y envueltos en hojas de maíz, completamente planos que simulan pequeñas tortillas cuadradas y cuya combinación con el mole genera uno de los sabores más exquisitos de la cocina tradicional mexicana.

Los campos, como los hogares de San Antonino, se llenan de la flor de gallo, que hace muchos años San Antonino producía en toneladas para el mercado nacional y que hoy varios estados producen.

Vivos olores, colores y sabores inundan con una magia espectacular de un pueblo, que al igual que muchos en el país, honran a sus muertos con respeto y alegría.

martes, 23 de octubre de 2012

Emotiva difusión del traje típico de San Antonino



Es de colección.

La Cerillera La Central tiene un producto que se llama "Manola Elgante", que es una caja pequeña de cerillos de unos 4.5 por 6 centímetros aproximadamente.

En el reverso de esta caja de cerillos aparece cada uno de 42 trajes típicos del país y es muy grato encontrar al traje típico de San Antonino Castillo Velasco.

La foto es de una muñeca de la Colección Conetl y está titulada como "Oaxaca San Antonio" y tiene un pie de foto que dice: "Es el vestido de la modestia. De popelina blanca y polaris tinto. Con banda de camballa y tlacoyal." Sólo les faltó decir que la blusa bordada se llama "Hazme si puedes".

¡Qué grato reconocimiento a la cultura de San Antonino!

viernes, 19 de octubre de 2012

Cuando el Padre Alberto Ostiz fue a la cárcel


Escrita con un estilo exquisito, la biografía del padre Alberto reseña con amena narración---que uno podría estar viendo literalmente---, cada parte de su vida.
Cita en su biografía Padre Alberto cuando fue a la cárcel, en sus propias palabras:

Ya llevaba en aquel mes lejano del año de 1980, unos meses en el Colegio de Matagallinas – Ayutla –Mixe, que la Consagración Salesiana tiene para la formación de “Mejoradores de las Comunidades Indígenas”.
Eran las fiestas de San Pablo, Ayutla. La víspera fuimos a la fiesta con los alumnos del Colegio. Yo iba como responsable de uno de los grupos de muchachos de 14 y 15 años. Ya habíamos asistido en diversos festejos. La Noche se había adueñado del pueblo y unas cuantas luces mortecinas apenas permitían distinguir el pavimento terroso y polvoriento y esquivar los surcos de aguas residuales, que discurrían por doquier, testimoniando la falta de drenaje y por tanto, de higiene. Las huellas de miles de huaraches, venidos de los ranchos, se mezclaban con el lodo de las aguas negras. De los puntos más oscuros de las callejuelas fluían emanaciones repugnantes, que evidenciaban la falta absoluta de baños públicos.
Se me acercaron varios alumnos de mi grupo para anunciarme con voz entrecortada que a uno de sus compañeros lo habían metido en la cárcel.
Uno de los policías lo habían sorprendido haciendo aguas (orinando), en un lugar apartado y discreto, amparado por la oscuridad. Al no pagar la multa que le imponían cuando lo encontraron in fraganti, por la sencilla razón de que no tenía dinero, lo habían metido “al bote”. Lo que pasa es que en esos días y noches de las fiestas patronales, las arcas del municipio se veían engordadas con las multas de los que, urgidos por una necesidad fisiología convertían ciertos lugares más discretos en baños públicos. Esa era en definitiva la indiscreción tremenda y la falta a la moral cometida por unos de mis alumnos en aquella noche, víspera de las fiestas de San Pablo y que motivo su encerrona. ¡Qué lástima  que la solicitud evidenciada por los servidores del orden público del municipio en este sentido y que cumplía con la finalidad de sufragar los gastos de la pólvora quemada y de el alcohol ingerido no se reflejara en acciones más perentorias!
Ante aquel hecho tan desproporcionado e injusto, algo se tambaleo en mi cerebro y me encaminé rápido al municipio, aspirando bocanadas de pasmo e indignación, que, al verme frente a frente ante la Autoridad y separado sólo por una mesa, exhalé con una mezcla de argumentos para mí más que convincentes.
Eché en cara la falta de infraestructura y completamente de servicios higiénicos. Resalté la basura esparcida generosamente por todo el pueblo. Argumenté con una ley que prohíbe encarcelar a un menor. Ofrecí pagar yo el importe de la multa. Fue todo inútil. Hablé con la vehemencia arrebatada de un español, y olvidé algo muy elemental que estaba enfrentando a toda una cultura india. El resultado fue unas palabras que no entendí,  intercambiadas por la Autoridad y algunos paisanos que me escoltaban y que en ese momento, como auténticos esbirros, se me echaron encima y, a empellones me llevaron a la cárcel, verdadero tugurio mal oliente y oscuro como mis ideas, convicciones y argumentos, entenebrecidos por la realidad.
No había luz en el interior. Un tufo sospechoso me puso en guardia y por prudencia no me atrevía a dar un paso más y perderme en aquella densa y mal oliente oscuridad. Saqué mi mechero del bolsillo, lo encendí y vi que las manos toscas inseguras de un borracho pretendían arrebatarme el único mini faro que esparcía su tenue luz sobre un mar de cuerpos tendidos en el suelo y otros, apoyados en las paredes toscas y sombrías. El mechero dejó de alumbrar y, de un empellón, el borrachito perdió el equilibrio y creo que dio por los suelos dentro de mi falta de libertad me sentí liberado.
Pasaron minutos largos. Rápidamente corrió la noticia de mi encierro y llegó a oídos de los Salesianos. Uno corrió a la puerta de la cárcel y en acento, que no podía disimular ser extranjero comenzó a lanzarme frases de aliento que llegaban muy lejanas como a un náufrago en la noche: “Padre, está usted como San Pablo en la cárcel” “La comunidad de fieles está rezando por usted”. “¡Ánimo, ánimo!”.
A penas había pasado media hora cuando me liberaron. Qué bien se había cumplido el reclamo “me metí de redentor y salí crucificado”.

lunes, 15 de octubre de 2012

Organización ciudadana para el desarrollo


Hace 33 años el padre Elpidio Martínez y las entonces autoridades municipales encabezadas por el presidente municipal Marcelino Sánchez Hernández, con su cabildo y el comité ciudadano de mejoras, llevaron a cabo la bendición de la obra que mejoró la imagen del panteón municipal de San Antonino, el 7 de octubre de 1979.

Esta fachada es la que conserva actualmente el panteón municipal y es un ejemplo de la organización ciudadana para contribuir al mejoramiento de la infraestructura urbana.

Aunque han existido altibajos de la cooperación ciudadanía-gobierno para impulsar estas acciones, -dependiendo en mayor medida del liderazgo de la autoridad municipal en turno-, aún cuando no haya buena relación con las autoridades municipales, los ciudadanos de San Antonino se organizan para mejorar su obra pública, como sucede actualmente con los trabajos de mantenimiento del templo católico, obra que es realizada entre la ciudadanía y el parroco local.

¡Qué buena costumbre!

lunes, 8 de octubre de 2012

Emotivo aniversario del Padre Alberto

Cumplió 73 años.

Este domingo 7 de octubre el padre Alberto Ostiz cumplió un aniversario más de vida.

Por ese motivo un numeroso contingente de amigos y fieles se dieron cita desde temprana hora en la Casa Hogar "San Lázaro" para cantarle las mañanitas y ofrecerle un pastel y sabrosas botanas que fueron repartidas entre los asistentes.

Hombres, mujeres y niños convivieron con los huéspedes de la Casa Hogar que alegremente festejaba el cumpleaños del principal promotor y fundador de ese espacio de caridad y amor al prójimo desvalido.

Voluntarios participaron con música de órgano y señoras prepararon tamales y atole que fueron degustados por los concurrentes.

En el marco de este festejo, el Padre Alberto ofició la eucaristía y en su lúcida homilía recordó que nacimos para servir y que la mayor felicidad del ser humano es dar felicidad.

Felicidades al Padre Alberto Ostiz.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Alas de ángel





Alas de ángel

llegas del paraíso,
la incertidumbre acecha,
más no mella tu confianza
porque tu escudo es la virtud
que brilla sin mácula
Alas de ángel
alumbra este nimbo
con tu inocencia
y aviva la esperanza

de un mundo mejor




(Alas de ángel para los pastores de las festividades del nacimiento del niño Dios elaboradas por los hermanos Delfino (+) y Timoteo López (+), foto cercana a 1960).

jueves, 20 de septiembre de 2012

Festejos Patrios en San Antonino

Sin fecha.

Del archivo extraviado de los hermanos Delfino y Timoteo López, presentamos esta preciosa fotografía en la que se nota el esmero con que la gente de San Antonino participaba en el desfile de las fiestas patrias.

Hoy todavía se acostumbra, aunque no con la misma creatividad en los carros alegóricos. Ya que sólo participa en el desfile el carro que transporta a la América, que es la señorita que entona el Himno Nacional completo en las festividades con motivo del 15 de septiembre. De igual modo desfilan las autoridades municipales, los integrantes de la Junta Patriótica, las delegaciones de las escuelas de la comunidad y los charros locales.

No en todos los municipios del Estado se acostumbra a elegir a la América.

Lástima. Es una buena costumbre.

viernes, 14 de septiembre de 2012

La Matlacihuatl

Es real.

Dentro de las leyendas más difundidas y heredadas del mundo prehispánico existe la de la Matlacihuatl.

Existen muchas versiones y a millares de personas les consta que la Matlacihuatl existe.

La excepción no podía ser San Antonino Castillo Velasco, porque cuando alguien bebe en exceso, se vuelve candidato para conocer a la Matlacíhuatl o más bien, ella lo buscará y en castigo por abusar de las bebidas tratará de perderlo y lastimarlo, exponiéndolo, incluso, a la muerte.

Tal es la situación que nos pasó el otro día, en la boda a la que fuimos invitados y en la que el mezcal abusó de nosotros.

Serían como las ocho de la noche cuando ví que una mujer de formas excesivamente atractivas, con un vestido blanco de una sola pieza, ajustado al cuerpo, de pelo suelto largo y negro y de piel morena clara me coqueteaba abiertamente.

De su rostro de pómulos anchos destacaban sus grandes ojos negros y oblicuos, en los que se levantaban pequeñas y finas cejas sobre una frente que se estrechaba hacia arriba. Su nariz un poco chata le daba un aire de resolución, mientras sus carnosos y rojos labios de una boca mediana se entreabrían para mostrar una alineada y blanca dentadura.

El mentón de durazno, como una perla, se destacaba de su delgado cuello.

"¡Qué mujer indígena tan bella!", pensé.

No era delgada ni robusta, pero sí una mujer de formas macizas y eróticas.

De verla nada más uno la seguía y la seguí.

En la oscuridad de la noche su vestido blanco, con un escote generoso y sin mangas, reflejaba la luz de la luna como una lámpara que orientaba a uno en las sombras.

Avanzaba y volteaba hacia atrás, por donde venía yo, y me sonreía y su sonrisa derretía y daban ganas de tomarla, abrazarla y tumbarla en el piso con un loco deseo. Pero lista la chamaca, que parecía de unos 25 o 27 años, avanzaba más y no se dejaba atrapar incitando más a su perseguidor.

Alrededor de ambos todo giraba vertiginosamente.

El mareo y el vómito amenazaban terminar aquella persecución, pero el deseo era más fuerte y la promesa de la captura alejaban cualquier malestar.

Cuando parecía que la había extraviado, una voz me volvió a la realidad. Me ví entrando a la zanja del carrizal, en lo más profundo del monte, donde se ha ahogado más de uno aunque sepan nadar.

La voz era del personal del basurero municipal que desde su viejo camión y con los faros apuntando gritaban, ¡cuidado, deténgase, se va a ahogar!

Me ayudaron a salir y dijeron "pinche licenciado, qué anda haciendo a estas horas de la noche por estos lugares. Mire cómo viene descalzo y todo picado de espinas, ¿qué busca? ¿qué pretende? ¿matarse? ¿Alguien más venía con usted?"

Yo denegué.

No podía hablar, estaba entumido y desorientado y temeroso de que la chica que había perseguido se la hubiera tragado el pantano, con las terribles consecuencias de ser involuntario accesorio en un deceso.

Después todo se oscureció.

Cuando abrí los ojos estaba tendido en una camilla del Centro de Salud municipal. Estaba amaneciendo y un fuerte ruido de la puerta al azotarse me había despertado.

No había absolutamente nadie. Toda la cabeza me dolía. Yacía acostado en calzoncillos, con los brazos y las piernas vendadas en gran medida, por las diligentes curaciones que alguien me procuró.

Por el ventanal descubrí que el ruido de la puerta lo había provocado la enfermera que al retirarse y desde fuera del consultorio, se detuvo momentáneamente para mirar a través del cristal.

Me sonrió de una manera fría y espeluznante para alejarse con una rapidez extraordinaria.

"¡Qué curvas! ¡Qué cuerpazo!" me dije para mis adentros.

Entonces, como si me hubieran echado un balde de agua helada en todo el cuerpo, descubrí que ese bello rostro y esa sonrisa irónica eran los de la misma chica que yo había perseguido en medio de la noche...

lunes, 10 de septiembre de 2012

Chocolateatole

Es una bebida prehispánica.

En realidad son dos bebidas, por un lado el atole de maíz caliente, caliente y por el otro lado el pinol, que se prepara con maíz, cacao y canela en un batidor, que es el recipiente que favorece la espuma.

Si sirve primero la espuma y luego el atole caliente en porciones similares. Algunas personas acostumbran a moverlo para revolver ambas bebidas, con una madera plana que se llama alcahuete.

Por lo general se desayuna los días domingos, en fiestas o en actos importantes de la familia.

Aquí una foto de Lalia, cuando preparaba en el mercado de San Antonino uno de los mejores chocolateatoles.














viernes, 24 de agosto de 2012

Destacadas observaciones de monografìa antigua

Son hechos destacados.

Efectivamente, me están comentando algunas observaciones interesantes derivadas de la monografía antigua de San Antonino, como el hecho de que, a esas fechas ---a fines del siglo XIX---, era considerada una comunidad muy higiénica en cuyas casas abundaban los jardines y los huertos.

El otro comentario que me hacen es que limitaba con San Jacinto Ocotlán y que por efecto de las hectáreas que ha venido perdiendo históricamente frente al municipio vecino, hoy ya no llegan hasta allá sus límites.

Asimismo, la fecha que los manuscritos antiguos señalan fijan con mayor antigûedad la fundación del municipio de San Antonino.

Qué buen detalle.

Gracias por los comentarios. San Antonino es un pueblo con historia.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Cuando San Antonino era la tiranía de la grana cochinilla



Es una foto del archivo del buen Philo.

En esta foto se demuestra la técnica de crianza de la grana cochinilla de los paisanos de San Antonino a principios del siglo XX.

De acuerdo con una colección de decretos y disposiciones normativas del Gobierno del Estado de Oaxaca que abarca información del siglo XIX y XX, resulta que San Antonino era una potencia en la producción de la grana cochinilla.

Hoy en día no sólo se ha perdido este cultivo, sino que se desconoce la extraordinaria tradición que existía sobre este tinte que se exportaba principalmente a España.

viernes, 17 de agosto de 2012

La leyenda del espejo del alma

Dice Cat Zampancú que fue cierto.

Hace muchos años, cuando todavía la carretera de Oaxaca para Puerto Angel era un estrecho pasillo de tierra rodeado de inmensos montes y no existía el transporte como hoy en día, pues se utilizaban carretas, caballos y mulas para transportarse a largas distancias, encontraron en los campos de cultivo de San Antonino a un árabe con un camello herido de una pata y que en un mal español buscaba agua y comida para continuar su camino para Oaxaca.

Los campesinos le compartieron su comida y le sirvieron suficiente agua de pozo para él y su camello.

Como caía la tarde y el hombre aquel estaba realmente muy afectado le ofrecieron hospedaje en el pueblo.

El árabe accedió únicamente a descansar un par de noches y tratar de curarle la pata al camello, pues aseguraba que lo venían persiguiendo desde lejanas tierras para matarlo.

Como la lesión que traía el camello se complicó, el árabe decidió que sacrificaría al camello y lo enterraría por ahí, pero los campesinos le ofrecieron comprárselo con la seguridad de que lo mantendrían bien escondido para no dejar rastro de que el árabe pasó por estas tierras.

El árabe vio que las intenciones de la gente de San Antonino eran desinteresadas, nobles y de ayuda sincera, y como tampoco quería matar a su inseparable amigo y compañero, accedió a vendérselos, con la condición de que lo mantuvieran bien escondido durante un largo rato.

Cuando los campesinos ubicaron el lugar en el que residiría el camello se organizaron para realizar jornadas de vigilancia e impedir el paso de extraños y el árabe quedó maravillado con la inteligencia práctica de los paisanos de modo que les pidió un favor: que le guardaran una pequeña alfombra que perteneció a sus antepasados y que si en un año no regresaba, que enterraran la alfombra a siete metros de profundidad para que él sintiera que esa prenda estaría mejor así.

Los campesinos se organizaron y construyeron un horno de adobe al fondo del solar y sellaron cuidadosamente el centro de la base del horno, en el que pusieron a buen resguardo a la vista del árabe su alfombra dentro de un baúl. Y le prometieron que no utilizarían el horno y que lo abrirían hasta que el árabe regresara, incluso, le ofrecieron el tiempo que el quisiera.

El árabe les agradeció su amabilidad y dicen que prácticamente no descansó día y noche porque contaba historias con mucho ingenio. También le ofrecieron esconderlo, pero él no accedió y tras un par de días continuó su camino en caballo que le regalaron con abundante comida para el camino.

Como fue un secreto bien guardado, sólo los campesinos que vivieron aquella circunstancia esperaron pacientemente el regreso del árabe. El camello se adaptó con rapidez a su escondite, pero como la infección de su pata era progresiva el animal se mostraba muy enfermo e incómodo y un día simplemente   no se levantó y tal vez extrañando a su amo dejó de comer y de beber agua hasta que murió y lo enterraron completito, pese a las recomendaciones del árabe que, en caso de muerte del animal, se podía aprovechar su carne y su piel.

Pasó un año, dos años, tres, cuatro, cinco...muchos años, hasta que los campesinos, ya avanzados de edad, decidieron cumplir la promesa hecha al árabe.

Entonces, sacaron la alfombra del baúl escondido dentro de la base del horno y antes de proceder a enterrarla quisieron admirarla por curiosidad y extendiéndola se dieron cuenta que en realidad la alfombra era la capa exterior de un paquete envuelto en finas telas que protegían cuidadosamente un pedazo de un grueso espejo con un pedazo también de un marco de oro.

Sin embargo, cuando se miraron en el espejo, cayeron en la cuenta de que en algunos casos reflejaba una luz intensa de brillantes colores hermosos y armónicos que rodeaban al cuerpo como si de éste emanara un arcoíris, aunque no fuera orientado hacia la luz solar.

En otros casos, el espejo se tornaba opaco, como cuando se miró un campesino enfermo y en la parte de su corazón se oscurecía. Cuando percibieron esta maravilla del espejo, cada uno fue pasando el espejo frente a ellos y comprobando que reflejaba la salud y los pensamientos de ellos porque su rostro se miraba en el espejo según la personalidad que tenían, habiendo gente de figura angelical, pero también uno que otro de rostro endemoniado.

Temerosos y desconcertados por aquel extraño fenómeno discutieron qué hacer con el espejo. La mayoría eran de la idea de enterrar todo el paquete, mientras que unos pocos, en los que se tornaba opaca la imagen, decían que la promesa hecha al árabe fue de enterrar la alfombra, no su contenido.

Imponiéndose la sensatez, decidieron envolver el espejo en la alfombra y resguardarlo nuevamente en el baúl escondido en el interior de la base del horno.

Dice Cat Zampancú que ese hecho fue contado por su bisabuelo de 94 años, cuando ella era una pequeñita y que él era el único sobreviviente que sabía la historia y que incluso, hoy todavía existe en San Antonino el semiderruido horno que conserva en sus entrañas ese insólito y maravilloso espejo.